Abuelas 2.0

El papel de la abuela en la sociedad

4 minutos

Según un estudio, en España uno de cada cuatro abuelos españoles cuida de sus nietos y dedica una media de siete horas diarias, dos más que la media europea.

También te puede interesar: ¿Cómo reaccionan los abuelos ante la noticia de su nieto?
El papel de la abuela en la sociedad

Según datos de la Encuesta de Salud, Envejecimiento y Jubilación de Europa, en España uno de cada cuatro abuelos españoles cuida de sus nietos y dedica una media de siete horas diarias, dos más que la media europea.

Por otro lado, en nuestro país hay cinco millones de abuelas, mujeres que declaran siempre en las encuestas que una de sus grandes preocupaciones por encima, incluso, de su salud  son sus nietos. Pero, ¿quién cuida de ellas? Habitualmente, el papel de las abuelas se restringía a quedarse encargadas de los niños, hacerles jerseys, enseñarles a hornear madalenas o recogerles algún día del colegio. Siendo esto importante y válido, lo cierto es que, hoy, la abuela de la nueva generación es un soporte familiar, sin olvidar que además de eso son mujeres que desean seguir ocupando el papel social que les corresponde, algunas incluso desde sus trabajos o desde sus propias empresas.

La abuela 2.0 es una mujer que utiliza las nuevas tecnologías, que aprendió hace ya tiempo el uso de internet –muchas de ellas hacen compras y desde luego reservan sus viajes on line-, utilizan el correo electrónico para comunicarse con su mundo, también las redes sociales, especialmente Facebook, y muchas tienen Smartphone con el que han aprendido a estar en contacto permanente con sus nietos.

A ser abuela se aprende, en palabras de la doctora en psicología Laura Rojas-Marcos, autora del libro La familia: de relaciones tóxicas a relaciones sanas (Editorial Grijalbo), quien asegura en la web Great Moments que “sobre todo en el caso de las primerizas es una especie de rito de iniciación”. Es cierto que a veces sobre todo para estas últimas sobreviene una especie de miedo a ser mayor, temor que cada vez es menor, teniendo en cuenta que la abuela ya ha aprendido que en este siglo XXI no existe una tercera edad como etapa final de la vida, sino que hay una cuarta y una quinta, aparte de que no por el hecho de ser abuela se pasa "de edad".

En cuanto a la educación de los nietos, siempre hay una controversia entre los llamados abuelos educadores y los no educadores, aquellos que consienten más que otra cosa.

Su experiencia, un gran valor

Sin embargo, de manera consciente o inconsciente, las abuelas, como los abuelos, las madres y los padres, educan en valores y lo hacen fundamentalmente a través de sus actos. Además, ellas ya han sido madres de sus hijos, ya han transmitido valores y, como abuelas, lo hacen de una manera natural. Por otro lado, además de transmisoras son personas con gran experiencia, la de la maternidad, pero desde luego la de la vida, lo que a ojos de todos les hace más sabias, con mayor madurez emocional. Eso sí, nunca deben interferir en la educación que dan los padres y que, en primera instancia, son los responsables

Esa labor de estar sin que apenas se note y de saber mediar en los conflictos es una especialidad siempre atribuida a las abuelas, y no en vano. La doctora Rojas-Marcos las define como “una ONU con patas”, con mayor inteligencia emocional que el común de los mortales, capaces de intermediar y ayudar a resolver cualquier problema que surja en las relaciones familiares.

Algo magnífico en las abuelas es que poseen eso que se conoce como “autoritas” y que lejos de la autoridad que se impone, que a veces es la que ejercen los padres con los hijos, es la que se irradia. Por tanto, con los nietos, la abuela (y el abuelo, por supuesto) más que imponer o exigir, convencen, lo que resulta una fórmula más conveniente para todos.

Digamos que la abuela es ese personaje imprescindible para los hijos, pero sobre todo para los nietos, para quienes es fácil que se convierta en un referente ya para toda la vida. Claro que no hay que olvidar que la abuela no llegó al mundo con ese cartel pegado en la frente. Hay que recordar que se trata de un ser humano, con apetencias, necesidades, gustos propios…, que a veces es incapaz de decir que no (y que debería hacer un cursillo) y en muchas ocasiones se encuentran con la vida excesivamente condicionada por los nietos y la familia. En estos casos, hay que recordar que de la misma manera que los hijos reclaman la independencia de vida familiar (algo que a veces tienen que recordar a sus madres), estas, ya abuelas, deberían poder ser capaces de articular un “hoy me resulta imposible”, elegante y claro.

Great Moments es la primera web dedicada a las súper abuelas

 

Etiquetas: cuidados bebé

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS