Infancia

Pobreza infantil: el 29,5% de los menores en España está en situación de riesgo

Pese a que la pobreza infantil se ha reducido en un 1,8%, este colectivo continúa siendo el más vulnerable en nuestro país.

La última Encuesta de Condiciones de Vida del INE (Instituto Nacional de Estadística) arroja datos positivos pero también negativos sobre la infancia en nuestro país. Si la nota buena de esos datos es que, aunque levemente, se ha reducido en 1,8 puntos el riesgo de pobreza y exclusión social de la infancia respecto al año anterior, la tasa de pobreza todavía afecta a un elevado porcentaje de menores de 18 años: nada más y nada menos que al 29,5%.

Un porcentaje que pone de manifiesto que, con relación al resto de grupos de edad, la infancia sigue llevándose la peor parte, ya que la tasa de riesgo de pobreza y exclusión social de la población en general es del 26,1%. En la franja de entre 18 y 64 años se sitúa en el 27,6% y en el 17,6% en el caso de las personas mayores de 65 años.

Ese riesgo de pobreza infantil es más flagrante en verano. De hecho, cada año hay más niños que no pueden disfrutar de al menos una semana de vacaciones al año. Los datos del INE sostienen que mientras en 2017, el 32,3% de los niños y niñas no pudieron disfrutar de al menos una semana de vacaciones, en 2018 la cifra aumentó hasta el 33,3%.

Por otra parte, el índice de niños y niñas que no pueden comer carne, pollo o pescado cada dos días ha aumentado hasta el 3,7%, tres décimas porcentuales más que en 2017, que ya supuso una subida respecto a años anteriores. Esto quiere decir que más de 300.000 niños y niñas no tienen acceso adecuado a estos alimentos, lo que supone un indicador de pobreza.

Ante esta situación, Organizaciones No Gubernamentales (ONG) como Educo sostienen que es primordial la puesta en marcha de programas estivales que garanticen el derecho a la alimentación y al ocio y esparcimiento, recogidos en la Convención de Derechos del Niño así como en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.

Y es que a pesar de las acciones puestas en marcha por diferentes administraciones y entidades sociales para hacer frente a esta problemática, un fenómeno complejo y estructural como el de la pobreza infantil requiere de medidas y soluciones urgentes y coordinadas, que vayan más allá de soluciones temporales.

Teniendo en cuenta la dimensión material (por ingreso monetario) de la pobreza infantil, los datos del INE indican que se ha producido una leve disminución respecto al año pasado (28,30%), situándose este año en el 26,8%.

Eso sí, la pobreza infantil tiene también un efecto territorial con grandes diferencias entre las comunidades del sur y las del norte. Por ejemplo, Extremadura (44,6%), Andalucía (38,2%) y Canarias (36,4%) encabezan el triste ranking de la tasa AROPE (las siglas del inglés At Risk of Poverty and/or Exclusión) de riesgo de pobreza y exclusión, mientras que el País Vasco (12,1%) y Navarra (12,6%) se sitúan entre las Comunidades Autónomas con menores índices de pobreza.

 

foto gema

Gema Boiza

Madrileña de corazón, mamá de un bebé hispano-francés y periodista. Soy curiosa, amante de los viajes, de mi familia y de mis amigos. Me gusta descubrir personas, lugares y emociones, y contar a través de mi profesión todos esos descubrimientos. Desde Ser Padres espero poder contaros muchos de ellos!

Continúa leyendo