Curiosa mañana

Gana la lotería y se lo oculta a su marido para que lleve tranquilo a los niños al cole

¿Qué harías si ganaras la lotería? ¿Podrías controlar los nervios? No hay ninguna duda de que esta mujer es totalmente capaz. Mira su historia.

¿Alguna vez has imaginado lo que harías si ganases la lotería? ¿Sabrías cómo reaccionarías a la noticia?

Puede que pienses en que saltarías de emoción, en que gritarías o incluso en que acabarías llorando de alegría. Sin embargo, nada que ver con lo que le ha ocurrido a esta mujer que, después de enterarse de su suerte, se lo ocultó a su marido. ¡Y todo para que mantuviera la calma con los niños!

Seguramente, la mayoría de personas gritaría de emoción al enterarse de algo así. Sin embargo, está claro que, Andrea Law, una mujer británica que acaba de ganar 2 millones de libras (más o menos unos 2,3 millones de euros) sabe mantener la sangre fría.

Así sucedió: la mujer de 43 años tenía dolor de muelas la noche del sorteo en el que participó, por lo que decidió irse pronto a dormir. Lo que no se esperaba es que iba a tener un despertar como el que tuvo.

Cuando a la mañana siguiente revisó su cuenta en línea en la aplicación de la National Lottery, se encontró con que había ganado ni más ni menos que el premio millonario. Estaba tan sorprendida que no sabía que hacer, así que, tras ver la cantidad de ingresos, perpleja, dejó el teléfono.

Siguió como si nada pasase

Según cuenta Andrea a medios como Mirror, su hijo entró a su habitación preguntando por su uniforme escolar, así que ella le contestó y continuó como si nada ocurriese.

Tanto fue así que incluso no le dijo nada a su marido, dejó que llevase a los niños al colegio sin que supiese la noticia. Y todo para que los llevara con calma. Así decía la mujer: "No le dije nada a Mike por el momento porque tenía que conducir y llevar a los niños al colegio. ¡Si se lo hubiera dicho antes de que se fuera, habría terminado en un seto soñando despierto con la victoria!”

Así que eso fue lo que hizo, guardar el secreto hasta que regresase de nuevo a casa su marido. Según dice, le pareció el viaje más largo de su vida mientras esperaba a que volviese. Cuando por fin llegó, la mujer casi no podía hablar y las manos le temblaban. Después de enterarse, Mike pensaba que se trataba de una estafa. Pero nada que ver, era real.

Ahora, que ya son totalmente conscientes de la realidad, ninguno de ellos tiene intención de dejar de trabajar. Su objetivo es mantener los pies en la tierra y pasar tiempo con sus seres queridos.

Y es que, después de los duros meses que habían tenido, lo único que quieren ahora es dedicarse a crear recuerdos. Una decisión, desde luego, muy acertada.

Continúa leyendo