Salida de los niños a la calle

Guía para salir de forma responsable con los niños a la calle: lo que se puede y lo que no se puede hacer

Desde el domingo 26 de abril los niños pueden salir a la calle acompañados de un adulto para pasear y jugar, sin embargo, es necesario hacerlo con responsabilidad y respetando las normas que se han establecido para ello. Hablamos de lo que se puede y lo que no se puede hacer en estas salidas.

salidas con niños
Foto Istock

Las primeras salidas a la calle de los niños después de casi un mes y medio de confinamiento en casa han estado marcadas por nervios, risas y alegría para muchas familias que han acatado estos primeros paseos de una forma prudente, responsable y cumpliendo las normas establecidas. Sin embargo, desgraciadamente, también ha habido personas que no lo han hecho de forma responsable y no han respetado las normas de distanciamiento social ni las recomendaciones fijadas por los expertos y es una realidad de la que también hay que hablar, porque es la única forma de intentar hacer mejor las cosas.

Recordamos lo que establece la norma aprobada por el Gobierno: los niños podrán salir a la calle una hora al día, acompañados de un adulto responsable con el que convivan y a un kilómetro como máximo de su casa respetando la medida de distancia interpersonal mínima de un metro (lo ideal son dos metros), deberán lavarse con mucha frecuencia las manos y mantener una higiene muy estricta tanto en los espacios privados como públicos.

Debemos recordar que no estamos aún en fase de desescalada, sino que se mantiene el confinamiento y el objetivo sigue siendo disminuir la transmisión del virus. También es necesario hacer hincapié en que los niños, aunque enfermen de forma más leve ante esta enfermedad, también se infectan y transmiten el virus: “los niños deben participar en las acciones preventivas habituales para la contención y expansión de la infección”, afirman desde la Asociación Española de Pediatría (AEP).

Teniendo en cuenta todo lo anterior, queremos hacer un llamamiento a la responsabilidad y a la prudencia a la hora de realizar estas salidas a la calle con los niños y resaltar que esa responsabilidad recae en los adultos. Por ello, hemos hecho una recopilación de consejos para salir de forma responsable y aclaramos lo que se puede y lo que no se puede hacer en esas salidas.

El Grupo de expertos AEP para la salida de niños durante el confinamiento de la epidemia COVID19 ha elaborado un documento con las recomendaciones para la salida de los niños durante el confinamiento, del que nos parece especialmente importante recalcar los siguientes puntos:

Las salidas son voluntarias

-"Las salidas son voluntarias. No se deberá presionar a aquellos niños que no deseen salir a la calle, aunque es importante comunicarles de forma transparente y asequible, los beneficios de las salidas y, sobre todo, que el riesgo de enfermar es limitado si se siguen adecuadamente las recomendaciones”, se recoge en el documento elaborado por la AEP.

Debemos tener en cuenta que es probable que haya niños que no quieran salir en los primeros días y hay que respetar su decisión y no forzarles. La psicóloga y psicoanalista Carolina Álvarez Sicilia, miembro de Top Doctors, recomienda a los padres ser conscientes, en primer lugar, de su propio estado de ánimo: “los niños dependen de los mayores para modular sus emociones. Por ello, es recomendable que el progenitor reflexione sobre su estado de ánimo y sobre si está preparado para salir de casa. Un padre o madre angustiado difícilmente podrá crear las condiciones para que un paseo sea agradable”, afirma la experta. Además, también asegura que es necesario dar tiempo a los peques e incide en entender el carácter voluntario de las salidas: “salir es una posibilidad, no una obligación. Niños y mayores deben darse tiempo para readaptarse de forma progresiva a la nueva realidad. Asimismo, no debemos pensar que el confinamiento puede derivar en patologías como la agorafobia o el síndrome de la cabaña. Hay que esperar a ver qué síntomas persisten después de la desescalada del confinamiento. Si un cuadro, sea cual fuere, se prolonga demasiado tiempo, entonces podemos empezar a hablar de diagnósticos”, afirma la psicóloga.

Álvarez también invita a los padres a tranquilizar y a conversar con los niños sobre sus posibles miedos a salir a la calle, del mismo modo que lo hemos hecho para explicarles este tiempo por qué no se podía salir: “la mente infantil puede haber diseñado una imagen del coronavirus como un bicho enorme, por lo que hay que dedicar tiempo a encontrar explicaciones creativas para calmar a los más pequeños. Esto les ayudará a que no sientan miedo a salir de casa. Un argumento tranquilizador, es que hay muchas personas en todo el mundo, dedicadas a acabar con este virus”, afirma. También asegura que es necesario hacer que el niño se sienta partícipe, escuchado y que es positivo planificar las salidas: “es importante hacer al niño partícipe de todo el proceso preguntándole, por ejemplo: ¿estás de acuerdo? Lo ideal es plantear a los más pequeños la salida como un plan a realizar, con las condiciones que se deben cumplir, así como las consecuencias de no hacerlo, adaptando la información a su edad. Es importante transmitir calma, seguridad y cierta normalidad, sin negar la realidad”, asegura la experta.

Ante las salidas a la calle, en el documento de la AEP también instan a que cada familia sea consciente de su situación particular:

-“Los hogares deben tener en cuenta casos especiales: personas de riesgo por edad en el hogar o con afecciones crónicas y personas con discapacidad”.

El Gobierno también ha publicado la guía de buenas prácticas en las salidas de población infantil durante el Estado de Alarma que puede consultarse aquí: Guía de buenas prácticas.

Lo que se puede y se debe hacer

El documento elaborado por la AEP recoge las siguientes recomendaciones y normas:

Son los adultos acompañantes los responsables del cumplimiento de las condiciones y normas para las salidas.

Medida planificada y paulatina: es necesario introducir la medida planificada de forma paulatina. Antes de la salida es necesario haberla organizado en casa, preparar lo que se va a hacer, responder a las preguntas o las dudas que puedan surgir y establecer las normas básicas a seguir, evitando crear falsas expectativas en niños y adolescentes.

Un adulto con un máximo de tres niños: la norma aprobada por el Gobierno establece que los adultos podrán acompañar a un máximo de tres niños, si estos residen en la misma casa. Los adultos no podrán acompañar a niños de otras casas. Si hay más de tres niños en una casa, deberán salir en dos o más turnos. Se recomienda que, en la medida de lo posible, solo haya un adulto acompañante por salida.

Máximo una hora diaria y a no más de 1 km del domicilio: se permitirán paseos de hasta 60 minutos diarios por lugares cercanos a la vivienda, no más de 1 kilómetro de distancia del hogar familiar.

Se recomienda salir con mascarilla a los mayores de 4 años, lavarse las manos al salir y al regresar al domicilio, con agua y jabón meticulosamente; es posible también utilizar soluciones desinfectantes de manos con base de alcohol. Los guantes no son obligatorios. Es importante no tirar las mascarillas en el suelo, ni tampoco los guantes; lo ideal es depositarlos en la basura cerrada en casa.

Respetar la distancia social recomendada de 2 metros con los otros niños y adultos. Esta medida es la más importante de todas, y deberá mantenerse de forma estricta la distancia entre los niños y adulto acompañante, con cualquier otra persona, sea niño o adulto, desconocidos, amigos o familiares. Están prohibidos los encuentros con otros niños, otros adultos, así como los juegos en zonas comunitarias o recreativas a pesar de no estar concurridas.

Correr y jugar sin molestar y respetando las normas: estimular correr, saltar… sin molestar a otros y respetando la distancia física estipulada. Los niños podrán llevar su balón, patinete, patines, o incluso la bicicleta, siempre y cuando los adultos acompañantes aseguren que el practicar estas actividades no pone a riesgo a los niños ni les permite entrar en contacto con otras personas de la calle. Los juguetes que se hayan llevado a la calle deberán desinfectarse a la vuelta, con soluciones con base de alcohol.

Al aire libre y zonas verdes: se recomienda que los niños paseen al aire libre y por zonas verdes, que no vayan a lugares cerrados o donde puedan encontrarse con muchas más personas y sea difícil mantener la distancia de seguridad.

Sin horario estipulado, pero evitando horas punta: no existirá un horario estipulado para la salida. Con el objetivo de minimizar el número de personas simultáneo en la calle, es mejor no recomendar salidas en horarios definidos, aunque sí evitar horarios coincidentes con entradas y salidas laborales. Las salidas deberán producirse entre las 9h de la mañana y las 21h de la noche.

Lo que no se puede hacer

El mismo documento elaborado por el grupo de expertos de la AEP recoge lo que no se puede hacer, ya que no está permitido:

No se pueden hacer reuniones en grupo de más de 4 personas.

En la guía publicada por el Gobierno se especifica: "No se puede quedar con amigos/as. Solo ocasionalmente se podrá hablar con terceros, pero siempre manteniendo la distancia de aproximadamente dos metros. La comunicación debe ser breve".

No están permitidas las reuniones o celebraciones en espacios cerrados, públicos o familiares.

No se puede estar a una distancia física inferior a 2 metros con personas distintas a su acompañante.

No se pueden realizar actividades deportivas en equipos.

No se puede jugar en las zonas de juegos de los parques ni se debe tocar mobiliario urbano.

• Los niños no podrán salir a la calle fuera del horario de 9h de la mañana y las 21h de la noche.

Lucía Galán, más conocida como Lucía Mi Pediatra, también ha querido recordar lo que no se debe hacer, ante algunas de las imágenes que hemos podido ver desde ayer con conductas irresponsables en las salidas de los niños de algunas personas, tal y como ya explicó en un artículo publicado el 23 de abril en su blog

Lucía Mi Pediatra
Foto: @luciamipediatra

Zonas comunes de urbanizaciones

¿Pueden los niños usar las zonas comunes de mi urbanización? Este es otro de los puntos que más polémica y más dudas ha generado por no haber tenido una especificación clara por parte de las autoridades. Lo cierto es que desde que se decretó el estado de alarma no se permite el uso recreativo y la permanencia en estas zonas, tal y como ya explicamos en el artículo: “Estado de alarma y niños: las preguntas más frecuentes”.

En la rueda de prensa en la que el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, anunció las condiciones de salida de los niños manifestó que serían las comunidades de propietarios las que decidirían si se iban a poder o utilizar o no los espacios comunes de las urbanizaciones y posteriormente el ministro de Sanidad Salvador Illa afirmó que “los criterios que sirven para los espacios públicos van a servir también para los comunitarios”, sin embargo, el Consejo General de Colegio de Administradores de Fincas envió una carta al presidente del Gobierno solicitando que no se dejara esta decisión en manos de las comunidades de propietarios y que sea la autoridad sanitaria la que regule y establezca un protocolo en estas zonas.

Finalmente, ni en el BOE ni en la guía de buenas prácticas publicada por el Gobierno se hace referencia a las zonas comunitarias, ni se autoriza la apertura de ningún espacio comunitario de las comunidades de vecinos, no aparece una especificación al respecto.

El Colegio de Administradores de Fincas de Madrid (CAFMadrid) afirma en un comunicado que “la Orden no autoriza explícitamente la apertura de ningún espacio comunitario. Por lo tanto, deben permanecer cerrados todos los espacios y elementos comunes que actualmente no pueden utilizarse”, Por su parte, Isabel Bajo, presidenta del Colegio de Administradores de Fincas de Madrid (CAFMadrid), afirma en dicho comunicado que “el contenido de esta Orden no hace sino apelar al sentido común, y no deja al arbitrio de la decisión de las comunidades de propietarios regular la salida de los niños en las zonas comunes de las comunidades de propietarios, puesto que continúan clausuradas”.

Un adulto con un máximo de tres niños

Este tema ha creado polémica y son muchas las familias que no han comprendido bien el porqué de esta norma, si todos viven en la misma vivienda. La razón es que se intenta que haya el menor número de gente en la calle posible. En este post, la farmacéutica y divulgadora sanitaria Boticaria García lo explica a la perfección:

“¿Por qué no son paseos familiares aunque se conviva bajo el mismo techo? Por la misma razón por la que no se debe ir a hacer la compra en pareja. Las calles, las aceras y las plazas tienen la capacidad que tienen. Por mucho que nos esforcemos en mantener la distancia de seguridad de 2 m, cuanta menos gente haya en la calle más seguro será para todos. Esto se resume en 5 palabras: “Cuanto menos bulto, más claridad”.

foto firma

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Soy amante de la lectura, la poesía, me encanta viajar, descubrir y aprender. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte interesante y emocionante.

Continúa leyendo