Vacaciones en familia

Ir de crucero con un bebé: consejos útiles para navegar sin problemas

Ahora que las medidas empiezan a flexibilizarse a medida que la vacunación contra la COVID-19 avanza, es posible que tengas en mente ir de crucero las próximas vacaciones. Si es así, y tienes un bebé, estos son los consejos que debes tener en cuenta.

Ir de crucero con un bebé
Foto: Istock

Las primeras vacaciones con el bebé son, casi sin dudarlo, las que más recordaremos con el paso de los años. Especialmente cuando, además, inmortalizamos los momentos más divertidos con nuestra cámara fotográfica favorita o nuestro teléfono móvil.

Aunque es cierto que irse de vacaciones con un bebé, o con un niño pequeño, es una tarea ardua y complicada, si un crucero está en tus planes de la próxima escapada familiar, es imprescindible asegurarse de planificarlo todo muy bien y, sobre todo, prepararse para hacer el viaje de su vida con el pequeño.

¿A qué edad puede ir un bebé a bordo de un crucero?

Lo cierto es que todo dependerá de las empresas, y especialmente de sus condiciones relacionadas con el seguro. Podemos tomar como primer ejemplo el caso de MSC Cruceros. Esta compañía acepta bebés sin restricción de edad. Sin embargo, Costa Cruceros únicamente permite embarcar a los bebés mayores de seis meses de edad.

Por otro lado, para cruceros de más de 14 noches, el mínimo requerido es de 12 meses. Además, debemos tener en cuenta que algunas empresas de lujo no aceptan bebés y niños a bordo (independientemente de la edad que tengan).

¿Qué dieta planificar con antelación?

Todo dependerá de la edad que tenga el bebé o el niño pequeño. Por ejemplo, si ya tiene la edad suficiente como para comer como nosotros lo cierto es que no tendríamos por qué preocuparnos de las comidas y los alimentos que encontraremos a bordo, durante el viaje.

De hecho, es muy habitual que las diferentes compañías dispongan de los correspondientes menús infantiles, incluso es posible solicitar determinadas comidas, aunque no entren dentro del menú. 

Si el bebé se alimenta de leche en polvo, es recomendable planificar el suministro personal con antelación. Este tipo de alimento no se proporciona a bordo, y durante cada escala es posible que no encuentres la misma marca, lo cual puede ser un riesgo. Por tanto, es conveniente planificar las cantidades que necesitaremos en todo momento.

En el caso de niños pequeños, debemos recordar que tienden a ser muy particulares cuando se trata de comida. Por suerte, las opciones de comidas en los cruceros a menudo son ilimitadas. Pero sí es recomendable saber qué comidas y alimentos estarán disponibles, por lo que es preferible preguntar en la agencia de viajes si podemos disponer del menú que se serviría con antelación. 

Consejos al ir de crucero con bebés y niños pequeños
Foto: Istock

Algunas líneas de cruceros, especialmente las centradas en los más pequeños, también harán todo lo posible para triturar y hacer puré de verduras para bebés. Eso sí, si el bebé aún no consume alimentos sólidos, es probable que prefiramos llevar comida para bebés y leche de fórmula como para que dure todo el viaje.

Una vez dentro del crucero

Es necesario tener en cuenta que las cabinas de los barcos tienden a ser muy pequeñas, lo que puede dificultar una buena noche de sueño tanto para los padres como para los propios bebés, ya que comparten un espacio pequeño.

En este sentido, algunas líneas de cruceros ofrecen una cortina divisora útil para poder mantener al bebé dormido en un espacio sin luces y / o mucho más oscuro sin necesidad de que el resto de la cabina se deba encontrar completamente a oscuras.

Tampoco es raro que los cruceros ofrezcan cunas portátiles. Eso sí, es posible que necesites llevar tus propias sábanas ajustables (aunque en la mayoría de las ocasiones no es necesario). En todo caso, es preferible llamar a la línea de cruceros antes del día de salida, y solicitar la reserva de una cuna para la duración del viaje.

Atención médica en el interior del crucero

Cuando vamos tanto con bebés como con niños, es conveniente saber qué atención médica estará disponible y qué no. Por lo general, los cruceros tienen atención médica a bordo para tratar a los pacientes cuando sea necesario, pero esta atención es limitada.

Además, los servicios médicos ofrecidos no serán tan extensos como los que se brindan en tierra. Si tienes dudas, es recomendable saber exactamente qué servicios médicos se ofrecen a los pasajeros, incluidos los bebés.

En este sentido, y en caso de creer que nuestro bebé o niño pequeño podría no recibir la atención médica adecuada en caso de emergencia, lo más recomendable es considerar otras opciones de viaje.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo