Vídeo de la semana

Igualdad de género

Juguetes en busca de la igualdad de género: Mr. Potato pasa a ser solo Potato

La industria de los juguetes busca ser cada vez más inclusiva y abogar por la igualdad de género. En este camino, hay juguetes icónicos que se lanzan al cambio, como es el caso de Mr. Potato, que deja de ser Mr. para ser solo Potato.

Mr Potato
Foto: Hasbro

Mr. Potato es un juguete conocido por todos, la “patata” más popular entre los niños y también entre adultos, sobre todo a raíz del protagonismo que adquirió este juguete en la saga de películas de Toy Story. Ahora, este popular muñeco pasa a llamarse Potato, pierde el Mr. con el que se le conocía hasta ahora. El objetivo: ser un juguete más inclusivo y de género neutro.

Mr. Potato, para quien no lo conozca, es una figura de plástico en forma de patata a la que se le pueden poner diferentes piezas como bigotes, ojos, cejas, boca, nariz, sombrero…todo para formar la cara del juguete. Hay dos muñecos, uno representa un hombre y otro una mujer (Mrs. Potato), pero la marca general es Mr. Potato.

¿Significa esto que dejarán de venderse ambas figuras? La respuesta es no. La compañía ha querido aclarar que lo que se ha hecho es renombrar la marca y el logo, pero que ambos juguetes seguirán estando a la venta: "Hoy hemos anunciado un cambio de nombre y marca con Potato Head, eliminando el Mr. del logo, pero ninguno de los personajes irán a ninguna parte", han confirmado desde la cuenta de Twitter de Hasbro:

Be You

Los juguetes no son de niño o de niña, los juguetes son para jugar y es en esta idea en la que muchos fabricantes de juguetes se basan para realizar cambios y para apostar por modelos y diseños más inclusivos. En el caso del antes conocido como Mr. Potato, ahora solo Potato, su fabricante, la marca juguetera Hasbro, ha apostado por renombrar a uno de sus productos estrella para que sea de género neutro, por lo que pasa a dejar de ser un señor para ser solo una head potato (cabeza de patata) sin género, para, de este modo, “celebrar las muchas caras de las familias”, según ha informado la compañía. De esta manera, este muñeco pasa a unirse a la tendencia Be You (sé tú mismo) que busca que los juguetes reflejen la diversidad social y eviten discriminaciones de género.

Juguetes que se adaptan a la actualidad

El caso de Mr. Potato no es el único. Como decíamos, cada vez son más las marcas de juguetes que apuestan por hacer cambios en algunos de sus productos icónicos para apostar por juguetes más diversos e inclusivos. Es el caso también de Barbie, que ya no es solamente una muñeca rubia y estilizada: ahora también va en silla de ruedas, puede tener una pierna ortopédica, no tener pelo, padecer vitíligo y Ken puede tener el pelo largo y ser pelirrojo. También podemos encontrar en las tiendas muñecos con síndrome de Down, o juguetes como los que vende la marca MakieLab, que comercializa muñecas con bastón, con una cicatriz de nacimiento en la cara o con un implante coclear.

Cada vez se busca más que los juguetes no sean sexistas y que, si tiene que anunciarse una cocinita, por ejemplo, o un coche teledirigido, tanto niños como niñas aparezcan representados jugando con ellos, porque, insistimos, los juguetes no deberían tener género. De hecho, el año pasado, España anunció que regularía el contenido de la publicidad de juegos y juguetes dirigidos a niñas, niños y adolescentes para que se eliminen los mensajes sexistas

Estos cambios responden a la necesidad y búsqueda de las familias actuales de encontrar en los juguetes de sus hijos referentes para educar en valores como la igualdad, la tolerancia o el respeto.

Divertirse y jugar sin interiorizar estereotipos desde la infancia, ese es el objetivo y la línea que gran parte de la industria juguetera se ha marcado seguir.

foto firma

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Soy amante de la lectura, la poesía, me encanta viajar, descubrir y aprender. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte interesante y emocionante.

Continúa leyendo