Derechos

La Justicia europea reconoce los derechos de los hijos e hijas de parejas del mismo sexo en toda la Unión Europea

Un fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea a una consulta de la justicia búlgara garantiza el derecho a la libre circulación de estos menores en todos los estados miembros

Foto: Pexels
Foto: Pexels

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha emitido un fallo en el que concluye que los hijos e hijas de una pareja LGTBI reconocidos como tal en un estado miembro de la Unión Europea deben ser considerados de igual forma en todo el territorio de la Unión. 

Esta decisión de la corte europea implica que los derechos de los niños y niñas de familias LGTBI deben prevalecer en todos los estados miembros de la Unión, incluso en los países que no tienen reconocido el matrimonio entre personas del mismo sexo. 

El caso que ha sentado precedente

La decisión de los magistrados del TJUE que ha sentado precedente en este sentido se ha producido a raíz de una consulta de un tribunal de Bulgaria. 

Este, a su vez, era responsable del caso de una pareja formada por dos mujeres, una de ellas búlgara y la otra francesa, que residen en España. En nuestro país nació la hija de ambas, de ahí que en el certificado de nacimiento de la pequeña consten ambas figuras maternas. 

La madre búlgara solicitó un documento de identidad para su hija en Sofía, la capital de su país, pero las autoridades municipales no reconocieron como válida la partida de nacimiento sellada en España porque en este estado miembro de la Unión Europea solo se puede inscribir a un padre y a una madre por cada menor en el certificado oficial de nacimiento. Solo hay habilitada una casilla para cada figura en dicho documento. 

El Ayuntamiento de Sofía exigió a las solicitantes del documento identificativo de la niña que especificarán quién era la madre biológica nacida en 2019 y la madre de nacionalidad búlgara se negó “por considerar que no estaba obligada a facilitar la información”. La respuesta oficial que recibió a dicha negativa fue que “la mención en un certificado de nacimiento de dos progenitores del mismo sexo era contraria al orden público búlgaro, que no permite los matrimonios entre personas del mismo sexo”.

Las madres de la menor nacida en España llevaron el caso a los tribunales búlgaros, que trasladaron una consulta al respecto al TJUE. Y este ha dictado que todos los estados miembros de la Unión están obligados a reconocer el documento de origen si esté está expedido en otro país de la Unión Europea. 

«El Estado miembro del que es nacional la menor está obligado a expedirle un documento de identidad o un pasaporte, sin exigir la expedición previa de un certificado de nacimiento por sus autoridades nacionales», es la respuesta literal de la corte europea al tribunal búlgaro, que deberá reconocer el vínculo de filiación de la niña para que ejerza su derecho de libre circulación mediante la expedición del documento de identidad o pasaporte. Además, obliga a las autoridades búlgaras a emitir un documento para cada una de las progenitoras que permita que viajen por la menor. 

Una feliz noticia

La consecuencia inmediata de esta decisión es que cualquier niño o niña con dos padres o madres puede ejercer su derecho a circular y residir libremente con cada una de sus dos figuras maternas o paternas por todo el territorio de la Unión. 

El derecho a la libre circulación por la Unión de los menores miembros de familias LGTBI queda por lo tanto garantizado con esta decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea con independencia de  cuál sea la legislación vigente acerca del estado civil de las personas en cada estado miembro, que es quien tiene las competencias para legislar esta cuestión. 

Continúa leyendo