Huella Hídrica

La importancia de enseñar a tu hijo a ahorrar agua

Estos son algunos consejos para que las niñas y niños aprendan la importancia de ahorrar agua y algunos tips para lograrlo desde el hogar. ¡Es el recurso más valioso que tenemos y lo tenemos que cuidar como se merece!

niño lavándose los dientes con mucha agua
Fuente: iStock

¿Sabías que para fabricar una camiseta de algodón se necesitan 1.200L de agua? ¿Que la taza de café de cada mañana necesita 140L de agua? ¿Que son necesarios 2.000L para producir 1Kg de papel? ¿O que las zapatillas de deporte necesitan 4.400L de este bien tan preciado?

En definitiva, que prácticamente todo lo que consumimos, todo lo que comemos o bebemos y todo lo que nos rodea demanda agua y es que, de todo lo que creemos que necesitamos para vivir, la ausencia de agua es de lo poco que realmente es incompatible con la vida.

El agua cotiza en la bolsa de Nueva York

Desde el pasado mes de diciembre, el agua en California cotiza en el mercado de futuros de materias primas de Wall Street. Un dato que, si bien viene cargado de controversia, tiene una implicación indiscutible: anticipa los problemas de escasez.

En pequeña o gran escala, todos los países conocemos de primera mano algún que otro problema de escasez de agua. Sin embargo, en España parece que nos cuesta ponerle remedio. Según Water Footprint Network, en el ranking de naciones con mayor Huella Hídrica del planeta, España aparece en uno de los primeros lugares del mundo, con una huella hídrica que asciende a la cifra de 6700 litros por habitante y día.

Aunque creamos que el agua es un bien natural, gratuito y abundante, la realidad es que es un recurso que disminuye cada vez más en multitud de regiones debido a factores como el cambio climático, el aumento de la población o su uso descontrolado. Por esta razón y después de la entrada en bolsa, todo apunta hacia un futuro lleno de retos para garantizar la cantidad de agua que demanda una población que crece cada vez más, así como también lo hace su huella hídrica.

Implicar a los niños en el reto de ahorrar agua

No cabe duda de que el problema del agua es global, pero las soluciones pasan por el ámbito local, es decir, por el interés y el esfuerzo de las familias por reducir las cantidades de agua que utilizan en el día a día. Desde nuestras casas podemos marcar la diferencia y de qué mejor manera que implicándonos todos juntos, incluso los más pequeños.

¿Cómo sembramos la semilla del interés en los niños y niñas? Es normal que los niños desconozcan muchas de las cosas que ocurren en el mundo. De lo que se trata es de acercarles estas realidades que de una forma u otra acabarán repercutiendo en su bienestar a través de sus formas de entretenimiento favoritas: la lectura de libros sobre el entorno que les rodea, las actividades en la naturaleza o los dibujos animados que ayudan a concienciar. Una vez que descubran los peligros que acechan a su hogar serán los primeros en querer encontrar una solución e involucrarse en todo el proceso.

La mejor forma de hacerlo es todos juntos y buscando siempre la diversión. Estamos acostumbrados a pensar que los hábitos sostenibles son aburridos, menos cómodos y demandan más tiempo, pero en realidad, si encontramos la forma de hacerlos entretenidos, por ejemplo, con desafíos con un premio al final del mes, querremos mantenerlos siempre en el tiempo.

Cómo ahorrar agua con los niños

A continuación, os damos algunas pautas para que padres e hijos consigáis reducir el consumo de agua del hogar, una medida que agradecerá tanto el medio ambiente como vuestros bolsillos:

  1. Cerrar siempre el grifo mientras lavamos los cacharros, mientras nos duchamos o nos lavamos los dientes.
  2. Lavarse los dientes con un vaso de agua al lado gasta mucha menos agua que enjuagarnos directamente con el grifo.
  3. Aprender a reutilizar el agua, por ejemplo, para regar las plantas que tengamos por casa o en lugar de tirar el agua de la olla, lavar la cubertería.
  4. El inodoro NO es una papelera así que no podemos tirar en él las toallitas, ni siquiera las que prometen ser desechables. Además, algunos cuentan con dos botones diferentes, usa siempre que puedas el que gaste menos agua.
  5. Una ducha en vez de un baño. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una ducha representa el 34% del consumo de agua en los hogares españoles. Desde la organización aseguran que debería durar seis minutos aunque la media de los españoles está en 10. Cuando tu peque tenga edad para ducharse, suprime definitivamente los baños de espuma.
  6. Envuélveles en el proceso del lavavajillas y la lavadora para que aprendan y ayuden con las tareas de casa y siempre aseguraros de que está todo lleno en su máxima capacidad.
  7. Lava las frutas y las verduras en un recipiente antes que dejar el grifo abierto, gastaréis muchísima menos agua.
  8. «De nada sirve ahorrar agua en el hogar si luego se mantienen hábitos de consumo insostenibles a otros niveles», señala el director del Instituto para la Sostenibilidad de los Recursos (ISR). Adopta nuevos hábitos que respeten el medio ambiente y que de manera indirecta también contribuirán al ahorro del agua.
Vídeo de la semana

Continúa leyendo