Educar a los niños

La lección que una madre dio a su hija por tirar a la basura un regalo

Haley Hassell regaló a su hija el estuche que la pequeña tanto le había pedido. Sin embargo, la reacción de la niña fue tan inesperada que la madre decidió darle una lección.

Los niños, en pleno desarrollo emocional, aún no han logrado el grado suficiente de madurez y sensibilidad para darse cuenta y valorar lo que tienen, así como el esfuerzo de sus padres para ofrecerles todo lo que necesiten. Por eso es tan importante que reciban una buena educación que los conciencie y sepan apreciar la suerte que tienen de vivir tan bien. No obstante, hay veces que los padres deciden dar un escarmiento a sus hijos para que estos aprendan y comprendan que su comportamiento no ha sido el más adecuado y el asunto se hace viral...

Haley Hassell, una madre estadounidense de Pensacola, compartió a través de su cuenta personal de Facebook la lección que dio a su hija de seis años y que, sin duda, recordará para siempre. La niña, llamada Presleigh, llevaba varios días insistiendo en tener un estuche que había visto mientras su madre le compraba el material escolar necesario para el nuevo curso que había empezado ya. Finalmente, Hassell quiso satisfacer la demanda de su pequeña y compró el solicitado estuche para darle luego la sorpresa en casa, pero la sorpresa se la llevó la mujer ante la reacción de la niña cuando vio el regalo.

Presleigh, al contrario de lo que podríamos imaginar, montó en cólera y lo primero que hizo con el estuche fue tirarlo a la basura. Seguidamente, se dirigió a su habitación para dar un portazo mientras gritaba “esto es estúpido, todo el mundo en mi clase lo tiene, ¡ya no lo quiero!”. La madre se quedó atónita y “echando humo por las orejas” decidió actuar en consecuencia: cogió una bolsa de plástico sobre la que escribió “la bolsa de lápices de Presleigh”, y se la ofreció a su hija como alternativa al estuche recién comprado.

La pequeña entonces, viendo el sitio donde iba a tener que guardar sus lápices de colores, se arrepintió de su comportamiento y quiso recuperar el estuche que previamente le había regalado su madre. Sin embargo, ya era demasiado tarde. Tal y como relata Hassell en el post de Facebook, necesitaba darle a su hija “una llamada de atención”, así que castigó a la niña con llevar el resto del curso la bolsa de plástico a modo de estuche. Pero esto no fue todo, la madre le explicó también a Presleigh que esta debía sacar el estuche que había arrojado enfadada a la papelera y se lo entregaría a otro niño cuyos padres no tenían los suficientes recursos para darle todo lo que quisiera o necesitara.

“Le expliqué que no valora lo afortunada que es, así que usará una bolsa. Realmente creo que cambiar tu percepción y simplemente ser agradecido puede dar la vuelta a cualquier situación en la vida”, apuntó la madre, quien además señaló que ojalá ella hubiera podido tener todas las oportunidades que tiene ahora su hija.

Tras subir la publicación a la red social, esta se viralizó y se llegó a compartir hasta 59.000 veces y con casi 500 comentarios. Mucha gente aplaudió la lección de Hassell, felicitándola por el buen trabajo que había hecho y por cómo había procedido con el castigo de forma apropiada.

“Has respondido exactamente como debías. La próxima vez espero que ella lo aprecie. Nosotros tuvimos una situación similar con nuestro hijo más pequeño y nunca volvió a ocurrir”, escribió Connie Martin, una de las usuarias.

¿A ti qué te parece, una lección justa o un castigo exagerado?

Continúa leyendo