El dolor se apodera de los padres adoptivos

La madre biológica del pequeño Joan: “Me arrebataron a mi hijo”

2 minutos

La joven de 19 años sostiene que dieron a su hijo en contra de su voluntad.

También te puede interesar: La realidad de la adopción

La historia de Joan sigue acaparando el interés general. El pequeño ya se encuentra en Oviedo, junto a su madre biológica, después de que sus padres preadoptivos -que lo habían criado durante tres años- tuvieran que entregarlo en una comandancia de la Guardia Civil de Valencia. Una sentencia de la Audiencia Provincial de la capital asturiana les obligó a ello.

Alberto y Noelia se hicieron cargo del pequeño Joan hace tres años. Viajaron a Oviedo para volverse con él, ya que se encontraba en preadopción cuando solo tenía 18 meses de edad. Su madre biológica era  menor de edad y no se iba a hacer cargo del niño. El amargo trago que han tenido que hacer quienes han criado a Joan ha adquirido unos tintes dramáticos, tanto que están rotos de dolor por la resolución del caso: “Es un infierno. No sabemos a dónde va a ir, con quién va a ir, qué le va a pasar”.

Ahora ha sido la madre biológica, María José Abeng Ayang, de 19 años y natural de Guinea Ecuatorial, la que ha escrito una carta abierta para explicar su visión de lo ocurrido: “Yo no les di al niño en acogida. A mí me lo arrebataron”. La madre acudió a Sueca, el pueblo valenciano donde se encontraba su hijo con Alberto y Noelia y comenzó los trámites para recuperarlo. Ahora ya lo tiene, pero la opinión pública se le ha echado encima, mostrando un apoyo sin igual a los padres preadoptivos.

El abogado de Alberto y Noelia deslizó que María José tenía problemas con el alcohol, las drogas y que era maltratada por su pareja. Todo ello ha sido negado por la guineana: “No soy nada de eso ni mi pareja me maltrata. ¿Y ahora vienen ustedes a hacer todo este circo mediático en el cuartel de la Guardia Civil, con ambulancia, manifestación, mentiras, calumnias y difamaciones cuando yo podía haber instado su detención, negándome a ello por entender su propio dolor?, expresó en la carta abierta.

Sin embargo, los padres adoptivos de Joan se niegan a darlo por perdido y ya han iniciado el curso legal para recuperarlo, recurriendo al tribunal supremo. Alberto contestó a María José y a quienes dudan de que ellos son los verdaderos padres con otra carta abierta en un medio levantino: “Evidentemente alguien no ha hecho las cosas bien, pero no somos nosotros como familia adoptiva y mucho menos nuestro hijo que acaba de cumplir cuatro años, y cuando se junta una legislación absurda y kafkiana en materia de adopción, una administración pública que no está preparada y un poder judicial que se desentiende de aquello de lo que tanto alardean (la prioridad es el bienestar del menor el resultado no puede ser otro... sufrimiento”

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS