Amistad por carta en cuarentena

La tierna amistad por carta entre una niña de 6 años y una anciana de 93

De toda crisis siempre se puede sacar un lado positivo, y ya que estamos pasando una terrible situación sanitaria, es de lo más emotivo que se haya forjado una bonita amistad entre una pequeña de 6 años y una anciana de 93 que, debido al confinamiento, se han hecho amigas a través de cartas.

niña anciana cartas
Fuente: ITV News

Se suele decir que el amor no entiende de edades, pero la realidad es que con la amistad ocurre lo mismo. Así nos lo hacen ver Ella Hasselby-Davies, una niña de 6 años y Madge Weatherhead, una mujer de 93, que se han hecho amigas por correspondencia.

Con motivo de la pandemia mundial, muchos lugares, especialmente aquellos en los que habitan personas más vulnerables, como las residencias, no han podido recibir visitas de ningún tipo en los últimos meses. Sin embargo, esto también ha sido razón por la que grandes ideas han ido surgiendo para mantener distraídas a las personas más mayores en confinamiento.

Un ejemplo es el de Ella, una niña que decidió empezar a escribir cartas a una mujer de una residencia -ahora una buena amiga- para así mantenerla conectada con el mundo exterior.

 

La anciana vive en Little Bramingham Farm (Luton, Inglaterra) una residencia que dirige la organización benéfica Friends of the Elderly (Amigos de los ancianos, en inglés). A Madge, como se llama esta mujer, le encantan los niños ya que tiene la suerte de tener una gran familia. No obstante, la mayoría de sus familiares vive en el extranjero y por eso no ha podido verlos durante un tiempo.

Por este motivo, cartearse con una pequeña como Ella es algo de lo más gratificante para la anciana. Así aseguraba ella misma al medio inglés ITV News: "Es la niña más encantadora que existe, tengo todas sus cartas guardadas. Me hace un dibujo y yo le hago lo mismo a ella”.

Por su parte, Ella vive en Bradford, a 270 kilómetros de distancia, aunque también tiene familia en Luton. Fue idea suya la de empezar a escribir cartas y sin duda es algo que su amiga agradece mucho.

De hecho, aparte de la curiosidad que despierta esta conmovedora amistad, tal y como afirma Emma Lawrence, la directora del centro de mayores, también ha llenado un hueco que había quedado en Madge: "Antes de la COVID había muchos grupos con madres, con alumnos de ballet, con niños, y Madge estaba siempre involucrada con ellos. Así que esto ha llenado su vacío".

Por eso estamos seguros de que cuando sea seguro, tanto Ella como Madge no tardarán en hacer lo posible para poder conocerse por fin en persona.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo