Educación

La UNESCO alerta de las desigualdades entre la educación pública y la privada

La UNESCO ha hecho público un comunicado en el que pide, de manera casi inmediata, una regularización para reducir las desigualdades entre la enseñanza pública y la privada.

enseñanza
Fuente: iStock

Que no todas las familias tienen la capacidad adquisitiva para apostar por la educación privada para sus hijos no es ningún secreto. Y que los estados se vuelcan, casi de manera completa, en mejorar y adaptar a las nuevas circunstancias la educación pública tampoco lo es. Aunque a priori no sea algo negativo, si nos acercamos al quid de la cuestión, sí que lo es.

Y es que, el último Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo de la UNESCO asegura que los elevados costes económicos de la educación privada, unidos a la poca regularización de esta por parte de los estados y gobiernos a nivel mundial, están causando un aumento de la desigualdad y la exclusión en la enseñanza entre unos estudiantes y otros. “Muchos países permiten que las escuelas, en su mayoría no registradas, funcionen sin supervisión”, asegura la organización en un comunicado. Algo que, a su parecer, “socava la calidad y amplía la brecha educativa entre ricos y pobres”.

Datos bastante llamativos si tenemos en cuenta que el 40% de los estudiantes de Infantil, el 20% de los estudiantes de Primaria y el 30% de los de Secundaria acuden a centros privados para cursar su educación.

Y es que, según las cifras que aportan, solo un 27% de los países en los que existe la educación privada, prohíbe expresamente el lucro en las escuelas de Primaria y Secundaria. Y más de la mitad prohíbe los procesos de selección de estudiantes a las escuelas, siendo solo un 7% los países que intentan mejorar el acceso a las escuelas de los estudiantes más desfavorecidos con iniciativas pensadas para este fin.

El esfuerzo económico de las familias, en el punto de mira

En hilo a lo anterior, el informe “¿Quién elige? ¿Quién pierde?” de la UNESCO demuestra que el desembolso económico de las familias es muy desigual y que, eso, provoca brecha educativa.

El 8% de las familias de los países de ingresos bajos y medios tienen que pedir dinero prestado para hacer frente a los gastos de escolarización de sus hijos. “El impacto de la COVID-19 ha puesto aún más presión a los presupuestos familiares, haciendo que las cuotas escolares y otros gastos sean inasequibles para muchos”, afirma Manos Antoninis, director del informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo.

¿Cuáles son los gastos mayoritarios? Según las conclusiones de un análisis hecho en 15 países de ingresos bajos y medios, los uniformes y el material escolar representan casi dos quintas partes del desembolso económico de los hogares en cuanto a escolarización.

¿Cómo acabar con la desigualdad?

De acuerdo a la UNESCO, el papel protagonista en la regularización de esta causa recae en los estados de cada país quienes. ¿Cómo? La organización propone cinco puntos de actuación:

  • Hacer un esfuerzo para garantizar el acceso gratuito y financiado por el estado a un año de educación infantil y doce años de educación, entre primaria y secundaria, para todos los niños y jóvenes.
  • Crear estándares de calidad que se apliquen a los centros educativos públicos y privados.
  • Hacer seguimiento estatal de la reglamentación y conseguir que se cumpla: “en la práctica, muchas reglas están mal diseñadas o se aplican de forma insuficiente, lo que deja la puerta abierta a una mala conducta”.
  • Impulsar la innovación educativa, así como proporcionar recursos que permitan exponer e implementar buenas ideas y experiencias en el campo de la educación
  • Proteger la educación de estrechos intereses privados. ¿Cómo? “Manteniendo la transparencia e integridad de la educación pública para ayudar a proteger a los estudiantes más desfavorecidos”
Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo