Según un reciente estudio norteamericano

Las cápsulas de detergente para la lavadora queman los ojos

3 minutos

500 niños estadounidenses sufrieron en 2015 lesiones oculares por manipular estos envases. Y se prevé un gran aumento de casos. ¡Toma precauciones!

cápsulas-lavadora

Cómodas de usar para los adultos y atractivas para sus hijos. Por esa razón, las cápsulas de un solo uso son cada vez más frecuentes en el hogar y también sus efectos secundarios: intoxicaciones e infecciones entre los más pequeños.

Según un reciente estudio la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad de Johns Hopkins (Baltimore) “entre 2012 y 2015, más de 1.200 niños de Estados Unidos menores de 5 años sufrieron quemaduras en los ojos por esa presentación de detergente”. Y, el director del estudio, el Dr. R. Sterling Harina, aseguró que “la cantidad de quemaduras será más alta en 2016 que en 2015 (año en que se produjeron 500 casos)".

“Lo más frecuente es que las lesiones ocurran cuando los niños juegan con las cápsulas de detergente y se rompen, y el líquido sale disparado a sus ojos. En otras ocasiones, las quemaduras se producen cuando los niños se llenan las manos de jabón y luego se tocan los ojos”, comentó Haring.

¿Por qué son tan peligrosas?

El estudio publicado el 2 de febrero en la revista JAMA Ophthalmology recopiló los datos de la Comisión de Seguridad de los Productos del Consumidor de EE. UU. sobre lesiones oculares provocadas por quemaduras químicas o conjuntivitis en niños de 3 a 4 años entre 2010 y 2015.

Uno de los motivos por los que las cápsulas de detergente pueden ser peligrosas es que las sustancias que contienen son alcalinas en lugar de ácidas, dijo Haring. Es más probable que los compuestos alcalinos provoquen un daño duradero que los ácidos, señaló.

"El detergente puede quemar la córnea, dejando una cicatriz que puede dañar la vista o potencialmente provocar ceguera", advirtió Haring. "En los casos más graves, los niños podrían necesitar un trasplante de córnea para recuperar la vista".

¿Qué hacer ante una lesión ocular?

Si un niño tiene una quemadura química, el primer paso es lavar el ojo con agua fría bajo el grifo durante 20 minutos, aconseja Haring. "Hay que llamar al 112 o llevar al niño a urgencias tras lavar el ojo. Cuanto más tiempo estén las sustancias en el ojo, más probabilidades hay de que dejen una quemadura duradera y amenacen a la vista", explica el director del estudio.

Soluciones ya en marcha

Para evitar ese y otros problemas derivados de la manipulación infantil de estos envases (que les recuerdan a golosinas), la mayoría de fabricantes de detergente en EE.UU. ya han tomado voluntariamente medidas estándar de seguridad. Desde finales de 2016, las cápsulas puedan aguantar la presión cuando un niño las apriete y contienen una sustancia amarga en su capa externa para evitar que los pequeños se traguen el contenido. Además, ahora los envases donde se comercializan son opacos, de manera que las cápsulas no puedan verse sin abrir la caja o la bolsa.

Fuentes de la industria norteamericana señalan que observarán los datos de 2017 para ver si los cambios han ayudado a prevenir lesiones en los niños. Así se comprobará si son suficientes o hay que implementarlas.

Mientras, en España, deberemos aprender de los resultados de este estudio y otros relacionados con las intoxicaciones que produce su ingestión, y mantener estas cápsulas fuera del alcance de nuestros hijos.

Etiquetas: bebé, familia, niño

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS