Ley de Convivencia Universitaria

Las novatadas y los plagios podrán ser castigados con la expulsión de la universidad ateniéndose a una nueva ley

Nace una futura Ley de Convivencia Universitaria con la que problemas en auge como las novatadas y los plagios, entre otros, podrán sancionarse con la expulsión o la pérdida de algunos derechos en la matrícula. Conoce en qué consiste esta normativa.

chica
Fuente: iStock

Las novatadas, el acoso o el plagio de Trabajos de Fin de Grado, de Máster o de Tesis Doctoral podrán ser castigados al considerarse como falta muy grave según el Anteproyecto de Ley de Convivencia Universitaria, aprobada por el Consejo de Ministros y propuesta por el Ministerio de Universidades. Una nueva norma con la que tratar de reducir este tipo de problemas cada vez más en auge. Veamos en qué consiste y las acciones que podrán sancionarse.

La consecución de actos como estos podrá suponer la expulsión del centro universitario durante periodos de tiempo de entre dos meses y tres años o la suspensión parcial de parte de la matrícula.

El objetivo que se busca es dar a los centros universitarios públicos un marco común para resolver conflictos, pero ajustado a la orden constitucional. Es decir, que esta futura ley vale como escenario general, pero luego, cada universidad contando con su propia autonomía puede elaborar sus propias reglas que aboguen por la convivencia.

Esta normativa derogaría a un decreto que data de 1954 que se mantenía en vigencia y que, tal y como ha apuntado el Gobierno, seguía una discordancia con los principios de la democracia.

La aplicación de esta nueva norma será solo en las universidades bajo titularidad pública, ya que los centros privados quedan al margen del ámbito regulatorio del Ministerio de Universidad. Asimismo, solo incumbirá a los alumnos, teniendo en cuenta que el servicio docente y demás trabajadores ya actúan por uno propio.

¿Qué acciones pueden sancionarse?

Se han clasificado según el nivel de gravedad y entre las faltas tildadas de muy graves encontramos: el plagio completo o parcial de una obra, alterar o falsear documentos académicos, hacer fraude académico en algún trabajo, suplantar a un miembro de la colectividad universitaria, no cumplir las normas de salud pública y discriminar por orientación sexual o sexo.

Asimismo, también se consideran como acciones muy graves el impedir el desarrollo de cualquier proceso electoral universitario y por supuesto, realizar “novatadas” o cualquier actividad que suponga el deterioro la dignidad de las personas.

En cuanto a las graves, se entienden como tal el apoderarse de forma indebida de pruebas académicas o la alteración de sus resultados, el impedimento de la celebración de actividades universitarias o el acceder sin autorización a sistemas informáticos de la institución.

En el último caso, como faltas leves, esta nueva ley considera: acceder a las instalaciones a las que se necesite permiso sin tenerlo, copiar el contenido de exámenes (con formas que no se estiman como graves) y llevar a cabo actos que estropeen de manera no grave el patrimonio de la propia universidad.

La mediación, uno de los elementos esenciales

También se establece en la nueva normativa que los centros universitarios fundarán una Comisión de Convivencia. El fin de esta será ser responsable de encauzar las propuestas para de esta forma, favorecer la convivencia de la universidad, fomentar que se utilice el procedimiento de mediación y, cuando sea necesario, tramitar este recurso mediador como variable al sistema sancionador.

La comisión estará formada de manera paritaria por personal docente e investigador, alumnos y personal administrativo y de servicios.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo