Parejas LGTBI

Las parejas LGTB podrán ser padres genéticos de su futuro hijo

En un futuro cercano, los padres de un mismo sexo tendrán la posibilidad de acudir a un nuevo tratamiento clínico de fecundación que les permitirá tener hijos con su propia información genética.

El avance de la ciencia logrará que no dentro de mucho las parejas LGTB puedan ser padres genéticos de sus hijos. ¿Cómo? Ni óvulos ni espermatozoides, los embriones humanos se formarán a partir de las células madre de los progenitores.

El doctor Jan Tesarik, director de la Clínica MARGen de Granada, fue el responsable de un equipo que desde finales de los años 90 ya empezó a investigar en el desarrollo de unas novedosas técnicas que permitieron en 2001 la formación de los primeros embriones humanos utilizando, para ello, el material genético propio de los padres que extrajeron de las células adultas.

La investigación se publicó el mismo año en la revista Reproductive Biomedicine Online y su difusión fue clave para que se contemplara la posibilidad de llevar a cabo este nuevo proceso de reproducción humana. Además, el estudio llevó a la reflexión entre los expertos de valorar la importancia de los óvulos y espermatozoides, considerados hasta entonces imprescindibles para hacer posible la función vital de reproducción.

Sin embargo, cuando el equipo de trabajo de Tesarik formaba estos embriones a partir de las células somáticas de los pacientes, descubrió que la cifra de anomalías cromosómicas era tan alta que no podía aplicarse luego en los tratamientos clínicos.

Tal y como señala el experto en fecundación, “una alternativa prometedora utilizando nuestra técnica es el uso de las células madre (dediferenciadas), derivadas de las células extraídas de personas adultas, en lugar de las células adultas diferenciadas”. En definitiva, se utilizarían las células madre que pueden autorrenovarse y producir más células, características que no cumplen las células diferenciadas. Estas últimas, por el contrario, no pueden transformarse y su función es única y especializada.

Tesarik continúa con que el “el uso de las células madre como fuente de la contribución genética parental al futuro embrión hará posible ‘borrar’ la memoria epigenética de las células utilizadas, de manera que estas células se ‘olvidarán’ por completo de si proceden de una mujer o de un hombre".

Por otra parte, el doctor Tesarik explica que, una vez borrada la memoria epigenética de las células madre, el siguiente paso consistirá en reprogramar estas células para que, según el deseo de los pacientes, “puedan actuar como de origen femenino o masculino”. De esta forma, las parejas LGTB, si así lo quisieran, podrían tener hijos con su propia información genética.

Este estudio científico ya fue realizado en ratones del mismo sexo. Los resultados que se derivaron del experimento tuvieron bastante éxito y las conclusiones fueron muy positivas. Sin embargo, aplicar este mismo avance científico en los seres humanos no es tan sencillo como en roedores, entre otras razones porque los mecanismos de gametogénesis y embriogénesis, ambos relacionados con el proceso de fecundación, son muy diferentes. Por tanto, se trata de un tratamiento bastante complejo aunque, tal y como concluye el doctor, “no imposible”.

La clínica MARGen está en pie desde 1992 y se dedica exclusivamente tanto al tratamiento como a la investigación de diversos métodos de la reproducción asistida humana.

Alicia Cruz Acal

Alicia Cruz Acal

Soy periodista, ¿por qué? Quizás por mi curiosidad, la pasión que pongo al escribir o por mis ganas de comunicar algo que llegue al público. Me encanta el teatro, una buena charla entre amigos o hacer un viaje en el que pueda conocer y disfrutar de una cultura diferente. La riqueza está en la diversidad, por eso espero contaros a través de Ser Padres muchas historias diferentes.

CONTINÚA LEYENDO