Infancia y actividad física

Los niños que hacen deporte tienen menos problemas emocionales en la adolescencia

Este nuevo estudio ha demostrado que los niños que practican deporte en la primera infancia tienen menos síntomas depresivos en la adolescencia. Así ha sido la investigación.

niños
Fuente: iStock

Los niños que hacen deporte durante su primera infancia tienen menos probabilidades de sufrir síntomas depresivos más tarde, así ha concluido un estudio publicado en la revista Journal of Developmental & Behavioral Pediatrics.

La investigación ha sido dirigida por Marie-Josée Harbec, psicopedagoga de la Universidad de Montreal (en Canadá), y afirma que los niños que practican actividad física a lo largo de su primera infancia tienen menor probabilidad de experimentar angustia emocional en la adolescencia. Además, también sugiere que estos menores tendrán mayores probabilidades de ser más activos cuando sean adolescentes.

Cómo fue el estudio

Para el estudio analizaron los hábitos deportivos y el nivel de actividad física reportados por niños de entre 5 y 12 años, así como por sus padres. Asimismo, también examinaron los signos de angustia emocional de menores de 6 a 10 años que aportaron sus profesores.

Participaron 690 niños y 748 niñas, cuyos padres informaron de si sus hijos practicaban deporte a los 5 años y su nivel de actividad a los 12. Sus profesores evaluaron su angustia emocional en el colegio. Los datos fueron estratificados por sexo.

El resultado fue que los niños de 5 años que nunca participaron en deportes eran más propensos a estar más cansados y sentirse más infelices, tener menos facilidad para divertirse y sentirse más preocupados cuando llegaran a los 6 y 10 años. Además, por ende, aquellos menores que tenían más síntomas depresivos en la infancia fueron los que después eran menos activos a los 12 años. No obstante, en el caso de las niñas, no se encontraron cambios demasiado relevantes.

Conclusiones de la investigación

Los chicos que practican deporte en preescolar podrían obtener beneficios de las actividades físicas tales como la iniciativa, el autocontrol, el trabajo en equipo y la construcción de relaciones de apoyo.

Por otro lado, aquellos con más signos depresivos y ansiosos podrían estar más aislados socialmente, tener menos sentimientos de competencia y menor nivel de energía. Lo que lógicamente influiría de manera negativa a la hora de tener que hacer deporte.

En el caso de las chicas, los rasgos y factores de protección podrían actuar de manera diferente. Y es que, las niñas podrían ser más propensas a hablar de su malestar emocional a su entorno y a intentar buscar ayuda, de tal manera que ese apoyo psicológico a nivel social las protege mejor.

Sumado a ello, como de media las niñas suelen experimental más angustia emocional que los niños, este factor podría haber llevado a una identificación e intervención tempranas para ellas.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo