Vídeo de la semana

Mascarillas

Mascarillas FFP2 para los niños: ¿sí o no?

La alta incidencia de contagio por coronavirus ha reabierto el debate sobre qué mascarilla es la más adecuada para los niños y niñas. Esto es lo que opinan los expertos sobre la utilización de mascarillas FFP2 en la población infantil.

niña con una mascarilla FFP2
Fuente: Amazon

Aquellos que hace un año estábamos acostumbrados a ver solo en hospitales y centros de salud, hoy forma parte de nuestro día a día y del de los más pequeños de la casa en las calles, museos, cines, centros comerciales y en definitiva, en todos los espacios públicos cerrados y en los exteriores. Y es que nos encontramos inmersos en la era de las mascarillas.

Las industrias textil y farmacéutica producen en masa hasta cuatro tipos de mascarillas para la población: higiénicas, quirúrgicas, FFP2 y FFP3. La normativa vigente obliga a todos los niños a partir de los seis años de edad a llevar mascarilla, excepto cuando se trata de niños con alteraciones conductuales o con enfermedades en las que su uso pudiera estar desaconsejado, y recomienda su uso a los peques mayores de tres años. No está indicada para los menores de esta cifra porque les pueden provocar asfixia.

Desde el inicio de la pandemia, el Ministerio de Sanidad aconseja a los niños y niñas las mascarillas higiénicas o las quirúrgicas. Aunque estas mascarillas no protegen a las personas que las portan del contagio, sí que evitan que, en caso de estar contagiadas por el virus, puedan transmitirlo. Es decir, protegen a las otras personas de un posible contagio. Por lo tanto, si todos llevamos estas mascarillas y respetamos su duración y buen cuidado, todos vamos protegidos.

Se reabre el debate sobre cuál es la mejor mascarilla para los niños

Hasta ahora, niños y adultos utilizaban con frecuencia las mascarillas higiénicas o quirúrgicas para salir por la calle o visitar interiores. Sin embargo, en las últimas semanas la preocupación ante el aumento de la incidencia de contagios en muchos países europeos ha hecho que suene con más fuerza el uso de las mascarillas FFP2. Este estilo de mascarilla, además de evitar el contagio a las personas de alrededor al frenar las posibles gotículas que se proyectan al estornudar o toser, también protege a la persona que la lleva puesta.

De hecho, muchos países han decidido imponer el uso obligatorio de la mascarilla FFP2 en el transporte público y Alemania, Austria y Francia, entre otros, han prohibido el uso de mascarillas higiénicas de tela como medida para frenar las alarmantes cifras de transmisión.

Desde entonces, las dudas sobre la eficacia de las mascarillas asaltan a los ciudadanos españoles, y a muchos padres y madres que se preguntan cuál es la mejor opción para sus hijos.

Hay que saber que las mascarillas FFP2 son Equipos de Protección Individual (EPI) especialmente recomendados para uso profesional. Ahora bien, también las pueden utilizar grupos vulnerables por indicación médica.

A este respecto, la Asociación Española de Pediatría (AEP), señala que las mascarillas FFP2 estarían recomendadas para niños que por su patología de base deban tener una mayor protección, por ejemplo, paciente inmunodeprimidos o que han sido oncológicos, enfermos crónicos, etc.

¿Qué dicen los expertos?

Dr. Joaquim Bosch Castells, especialista en Pediatría y miembro de Top Doctors, recomienda el uso de mascarillas higiénicas de forma habitual en niños sanos y “el uso de mascarillas quirúrgicas en niños enfermos por COVID 19 (tanto sintomáticos como asintomáticos)”.

El Doctor Castells revela que el uso habitual de mascarillas FFP2 en niños “no está recomendado ya que son mascarillas de uso habitual hospitalario y son para proteger a personas que estén en contacto con personas positivas por COVID-19”.

Si bien es cierto que deja abierta la misma puerta de excepción que la AEP, las mascarillas FFP2 si serían idóneas para niños afectados de enfermedades de base “que pueda hacerlos susceptibles de una evolución desfavorable en caso de enfermar por Covid-19”.

Por su parte, el Doctor Jesús Garrido del Hospital Vithas Granada, expone que es un debate que debe zanjar el Ministerio de Sanidad con un comunicado oficial.

Garrido incita a la conciencia crítica de madres y padres para que no se dejen llevar por los “intereses comerciales”, y es que según advierte, “que una empresa que ofrece un tipo diferente de mascarilla para niños sustente un modelo en el que específicamente se centran en niños para defender su producto frente a las FPP2, no es prueba de que la otra opción no sea válida”.

Las madres y los padres son quienes tienen la última palabra porque al final se trata de una elección individual. Si finalmente os decantáis por las mascarillas FFP2, es importante que estén homologadas para que cumplan con la protección adecuada, así como que se adapten a la morfología de la cara del niño, desde la nariz hasta la barbilla y sin dejar espacio en los laterales.

Foto Carla

Carla SMG

Soy periodista y algún día también seré escritora. Me gusta jugar con las palabras para crear mundos y derribar muros, para contar historias, informar, concienciar, emocionar e inspirar. Vivo de atardeceres líquidos, escapadas al monte y recuerdos en hojas de papel.

Continúa leyendo