Vídeo de la semana

Vuelta al cole atípica

Miedo a la vuelta al cole: ¿cómo afrontarlo los padres y cómo ayudar a los niños?

El regreso a las aulas de los niños es inminente y, si todos los años provoca cierto nerviosismo, este año aún más por otros motivos: la incertidumbre y el miedo ante los rebrotes de coronavirus hace que sea una vuelta más incierta.

miedo a la vuelta al cole
Foto Istock

Miedo, nerviosismo, preocupación, ansiedad…ha llegado septiembre y con él la vuelta al cole, como cada año, pero este la COVID-19 lo tiñe de inquietud para muchos padres. Se ha hablado mucho sobre si la vuelta requerirá de nuevo que los peques den sus clases desde casa, si la presencialidad será la  forma preferente, si están los centros realmente preparados para una vuelta a las aulas segura para niños y profesores…con todos estos interrogantes en el aire, lo cierto es que, a día de hoy, los niños tienen prácticamente un pie puesto en las aulas, ya que, por el momento, la vuelta presencial es el modelo por el que se ha apostado.

Para poder sobrellevar la situación y ayudar a muchas familias que no saben cómo gestionar las emociones ante esta atípica vuelta al cole, vamos a dar, de la mano de los expertos, una serie de consejos para afrontar la situación.

Principales miedos de los padres de cara a la vuelta al cole

En primer lugar, para poder saber cómo gestionar las emociones ante esta situación, es importante saber cuáles son los principales miedos a los que los padres se están enfrentando estos días, cuáles son los miedos que les genera la vuelta al cole: “Esta pandemia está suscitando miedo y angustia, no sabemos todo el relato de la pandemia, no sabemos cómo funciona el virus, los efectos reales que tiene, sabemos cosas, pero no todo, por eso nos cuesta localizar y centrar el miedo. En este caso de la pandemia el miedo es ilimitado, desborda nuestra capacidad de control y eso aumenta la angustia, no es como cuando tienes una gripe, que puedes tener miedo a pasar unos días malos, a que te pueda provocar una neumonía, a algo limitado”, explica José Ramon Ubieto, profesor colaborador de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC.

Es decir, los miedos en este momento son variados y es más difícil delimitarlos. Entre los principales miedos se encuentran los siguientes: “Miedo a que el niño se contagie, a lo que puede pasar después de que se contagie, a lo que le puede pasar a él, a lo que le puede pasar a los padres, a lo que les puede pasar a los abuelos si están en contacto con el niño…es miedo a un montón de cosas, por eso, ese miedo un poco ilimitado, es lo que a muchas familias ahora les inhibe, con todas las consecuencias que, además, todo esto puede tener, a nivel laboral, un posible confinamiento, etc. Ante esto, la estrategia más lógica es buscar fórmulas para limitar y enmarcar ese miedo y reducirlo, no se puede eliminar en las condiciones en las que estamos, ya que no se sabe cuándo habrá vacuna, no se sabe los efectos reales del virus, etc., pero sí se puede intentar limitarlo”, argumenta el experto.

Consejos para limitar el miedo de los padres ante la vuelta al cole

Ante esta incertidumbre y miedos que tienen muchas familias, José Ramon Ubieto recomienda lo siguiente:

1-Información: “Es importante que los padres conozcan con detalle cuáles son los protocolos que tiene la escuela a la que van a ir sus hijos: de acogida del niño, de detección y aviso por si hay una situación de contagio, de medidas de distancia, es decir, de todas las normas que hacen que se genere una cierta confianza”.

2-Comunicación: “Es fundamental concienciar a los niños de que es una situación excepcional, de riesgos, que implica restricciones y unas medidas que ellos también deben cumplir, aunque sean pequeños. Debemos concienciarles de que ellos también son responsables”.

3-Confianza: “Ya que no podemos confiar en que nadie nos de una solución que no existe, es importante que los padres puedan tener confianza en los profesores, en la dirección de la escuela, etc. No es lo mismo saber que los que van a cuidar de tu hijo son gente responsable con los que tienes una relación de confianza que gente extraña en la que no acabas de confiar. Es una variable importante a la hora de que los padres tomen una decisión”.

4-Cierta vida social: “Es importante que los padres, manteniendo todas las medidas de seguridad, mantengan cierta vida social de los niños, dentro de lo posible, que no los confinen cuando vengan del cole, que puedan mantener las actividades siempre que se cumplan unas medidas. Vamos a vivir todo un año con esto, por eso en la medida de lo posible, hay que intentar que puedan mantener algunas actividades extraescolares, visitar a algunos familiares cercanos con seguridad…es importante para marcar algunas líneas para que, dentro de lo excepcional, el miedo esté contenido”.

Principales miedos de los niños de cara a la vuelta al cole

No solo los padres pueden tener miedo e incertidumbre con la vuelta al cole. Los niños llevan muchos meses viviendo una situación excepcional, dejaron de ir a clase y de ver a sus compañeros, han escuchado conversaciones, algunos han visto noticias en los medios…Los miedos de los niños ante esta situación dependen mucho de la edad: “Los niños de preescolar tienen los miedos que tienen los padres, porque su experiencia de la realidad es una experiencia muy mediada por los padres, se hacen eco de sus miedos. De los 6 a los 12 años ya hay miedos que no son solo los que transmiten los padres, son miedos que los propios niños crean, que dependen de cosas que ellos escuchan en la televisión, de eventos que les hayan ocurrido como familiares o conocidos que hayan enfermado o muerto y también con fantasías que los niños tienen a esa edad, son miedos relacionados con la enfermedad propia o de alguien cercano, con la muerte, etc. En la adolescencia los miedos están muy relacionados con la familia, pero ya es casi más con los compañeros, los miedos se contagian fácilmente a través de los amigos, es el contagio psicológico. En el miedo hay una parte del exterior y otra que ponemos nosotros”, argumenta Ubieto.

¿Cómo podemos ayudar los padres a los niños a gestionar esos miedos?

Ya que la realidad de la vuelta presencial a las aulas es un hecho, como padres y adultos debemos tratar de hacer que los niños se sientan seguros y protegidos. Podemos ayudarles a gestionar sus miedos ante esta situación siguiendo las mismas estrategias que aplicábamos anteriormente para los adultos sin ocultar información: “Debemos explicarles que no hay garantías, la solución definitiva está en proceso y mientras llega debemos todos asumir que hay un riesgo, no hay riesgo cero y que asumir ese riesgo implica tomar medidas para cuidarse, medidas de distancia y de higiene. También debemos decirles que los riesgos son limitados (no hablamos del ébola, la letalidad de este virus es relativamente baja en edades jóvenes, aunque haya habido casos mortales), hay que dimensionar la situación, sin extremarla ni ignorarla. En función de la edad hay que hablarles de los riesgos y las consecuencias no solo para ellos, esto es muy importante sobre todo en adolescentes, que sean conscientes de que los riesgos son para ellos, pero también para los que les rodean y que en otras personas pueden ser más graves”, recomienda el experto.

Ante casos en los que esos miedos o comportamientos puedan ser más extremos, hay que buscar ayuda: “En los casos extremos patológicos está la ayuda profesional, pero en esos casos se despiertan temores que ya existían”, diferencia Ubieto.

Cómo podemos preparar a los niños para una situación diferente en las aulas

Hay que tener en cuenta que los niños se van a enfrentar en las aulas a una situación diferente a la que están acostumbrados: mascarillas, distancia social, cambiará la forma de relacionarse o interactuar con sus compañeros, etc. Para esta “nueva normalidad” en los centros, también debemos prepararles: “Primero los padres debemos conocer cuál es el protocolo y las medidas que va a haber en la escuela para poder preparar a los niños ante ellas, debemos saber si vamos a poder acompañarles a clase, si les podremos recoger, si van a llevar mascarilla, etc. para poder anticiparles el escenario en el que se van a encontrar. Cuando abordamos un miedo hay que intentar conseguir cierta familiaridad con él. No debemos ahorrarles la información sino compartirla con ellos. A partir de ahí hay que intentar mantener otras actividades fuera de la escuela, como excursiones, contacto con familiares y amigos cercanos con seguridad, etc.” aconseja el profesor.

Además, de tener información y compartirla, el experto hace hincapié en la importancia de observar cómo cada uno va digiriendo la situación y habla de un aspecto importante: el sentimiento de pérdida, sobre todo en adolescentes: “Todo esto supone para ellos la pérdida de contacto, amigos a los que no van a ver porque no forman parte del grupo que les ha tocado…estas cosas son las que más van a afectar a los niños y a las niñas. Pueden tener repercusiones psicológicas, por eso, hay que hablar con ellos y buscar alternativas como videollamadas, llamadas y fórmulas que mantengan el contacto, aunque sea de forma diferente”, concluye Ubieto.

foto firma

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Soy amante de la lectura, la poesía, me encanta viajar, descubrir y aprender. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte interesante y emocionante.

Continúa leyendo