Todo lo que debes saber

Mosquito tigre: por qué es peligroso para embarazadas y niños y cómo prevenir

Se reproduce fácilmente en entornos urbanos y las zonas de cría suelen estar ubicadas en las viviendas. ¿Por qué deberíamos proteger a los niños?

Con la explosión de la primavera y la inminente llegada del verano, las instituciones sanitarias y ayuntamientos se afanan por difundir mensajes de concienciación en torno a distintas cuestiones de salud. 

La exposición al sol, la buena conservación de las comidas para evitar contaminaciones alimentarias o la vigilancia de los niños en piscinas y playas son algunos ejemplos conocidos. A estas, en los últimos años se han sumado otras; por ejemplo, las medidas de precaución contra el mosquito tigre, una especie cuya picadura es de riesgo para la población gestante.  

¿Por qué es peligroso el mosquito tigre?

Se trata de un insecto pequeño, entre 5 y 7 milímetros, de color negro con rayas blancas en el abdomen y patas, y que tiene “dibujada” una línea en color blanco en su cabeza y su tórax. Su temporada activa va de abril a noviembre y solo las hembras pican para alimentarse de la sangre. 

Aunque hace ya casi medio siglo que se detectó en Europa la presencia del mosquito tigre (Aedes albopictus), el crecimiento de su población ha ido en aumento de forma considerable en los últimos años, sobre todo en el segundo lustro de la década pasada. Entonces ya se extendió desde áreas mediterráneas a otras zonas de Europa que no lo son, como Portugal, Reino Unido o Alemania. Se puede observar en los datos oficiales en base a los que está formulado este interesante artículo del Comité de Vacunación de la Asociación Española de Pediatría (AEP). El mosquito está presente en toda la Europa mediterránea y eso significa que lo tenemos en nuestro país, donde no solo se puede encontrar en zonas marítimas, también en el centro peninsular. 

En el citado artículo de la AEP, entre otros aspectos, se explican los riesgos reales de una picadura de mosquito tigre: “es un transmisor eficaz de zika, dengue y chikunguña, pero no de fiebre amarilla”, advierten desde el comité de la asociación de pediatría. No es tan alto el riesgo de contagio como con el género Aedes, A. aegypti, que además también es vector de la fiebre amarilla, pero el riesgo existe, por lo que es recomendable tomar precauciones, especialmente por parte de las mujeres embarazadas. De hecho, están documentados brotes de chikunguña y dengue transmitidos por el mosquito tigre en Europa de “viajeros en fase virémica, procedentes de áreas del mundo endémicas, que encontraron, una vez en Europa, mosquitos vectores competentes para transmitir la enfermedad a otras personas”, indican desde el Comité de Vacunación de la Asociación Española de Pediatría (AEP).

Aunque también los bebés son un sector de la población vulnerable a sus picadura, son las gestantes las que más cuidado deben tener con este mosquito ya que pueden ocasionar daños en la salud del feto.

Cómo prevenir su picaduras

A continuación, hacemos extensivas algunas de las recomendaciones que instituciones sanitarias y políticas trasladan a la población en sus campañas de divulgación y prevención acerca del mosquito tigre en las zonas donde suele estar más presente. Esto es, patios, jardines, parcelas, terrazas y espacios exteriores similares. Es importante recalcar que no es un insecto que se concentre en zonas rurales únicamente, ya que los expertos advierten de su capacidad de reproducirse en el entorno urbano. De hecho, se calcula que un 80% de las zonas de cría están en las viviendas particulares; en concreto, en lugares susceptibles de encharcarse y en pequeños recipientes con agua. 

Todas las recomendaciones de instituciones y organismos sanitarios y medioambientales para prevenir el mosquito tigre coinciden porque están elaboradas en base a la evidencia científica, pero en este caso concreto tomamos como ejemplo las difundidas por el Ayuntamiento de Rivas para esta primavera verano del 2022: 

  • Retirar del exterior todos los objetos que puedan acumular agua: platos de tiestos, ceniceros, cubos, juguetes… o darles la vuelta para evitar que se llenen con agua de lluvia.
  • En caso de existir la imposibilidad de retirarlos o darles la vuelta, habrá que vaciarlos y limpiarlos varias veces en semana (recipientes para recogida del líquido de condensación del aire acondicionado y bebederos de animales de compañía).
  • Evitar cualquier irregularidad en el terreno o superficies a la intemperie que puedan acumular agua.
  • Evitar el riego excesivo que crea zonas encharcadas.
  • Los desagües y canalones deberán mantenerse limpios y libres de agua.
  • Tapar los huecos de los troncos de los árboles con arena.
  • Las piscinas deberán ser mantenidas en buenas condiciones higiénico sanitarias (depuración y desinfección del agua) o permanecer totalmente vacías.
Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo