TOKYO 2020

Una niña de 13 años, campeona olímpica de skate en los Juegos Olímpicos de Tokyo

Junto con la medalla bronce, Funa Nakayama, también menor de edad, Momiji Nishiya ha completado el podio más joven de la historia de los Juegos.

Los Juegos Olímpicos siempre dejan historias dignas de película, algunas de ellas protagonizadas por menores de edad. Sin ir más lejos, el primer día de Tokyo2020 la deportista más joven de la delegación española, la taekwondista de 17 años Adriana Cerezo, mantuvo a medio país pegado frente al televisor para disfrutar (y llorar también porque perdió la final en los últimos segundos) con su medalla de plata.

La de la atleta madrileña es un logro increíble porque ni siquiera tiene edad legal para conducir en nuestro país, por citar una de las muchas cosas que todavía no puede hacer y ya tiene en su casa un oro olímpico. Pero es que en el tercer día de competición de los Juegos Olímpicos que se celebran en la capital nipona ha sucedido algo histórico, nunca antes visto: el podio con la edad media más joven de la historia de esta competición, tanto en las ediciones de verano como en las de invierno. 

La japonesa Momiji Nishiya, ¡de 13 años de edad!, se ha alzado con la medalla de oro en la disciplina de skate (monopatín), que se estrenaba en los Juegos Olímpicos este año. Nishiya tiene 13 años y 330 días, y aunque parezca increíble, no es la persona más joven de la historia en conseguir un oro porque Marjorie Gestring, estadounidense que en los Juegos Olímpicos de 1936 se coronó campeona olímpica en la modalidad de trampolín a la edad de 13 años y 268 días.

El hito logrado por la deportista Momiji Nishiya cuando ni siquiera ha cumplido 14 años es más noticiable si cabe por quienes le han acompañado en el podio. Y es que la patinadora japonesa, que ha conseguido una puntuación de 15,26, ha vencido a la brasileña Raysssa Leal, medalla de plata ¡también con 13 años!

Otra japonesa adolescente, Funa Nakayama, de 16 años de edad, ha sido medalla de bronce en una prueba cuyo podio es el más joven de todas las ediciones de esta competición deportiva histórica en su edad moderna. Entre las tres, la media de edad es de 14 años y 191 días, tal y como confirma Gracenote, portal especializado en datos deportivos. 

Al enorme mérito que tiene poder llegar a ser las mejores del mundo en cualquier deporte a dichas edades hay que sumar un factor más con el que ha tenido que lidiar Momiji Nishiya: la presión de competir en casa. Sorprendentemente, esta no parece haber tenido incidencia en esta joven de rostro risueño que es la segunda campeona olímpica más joven de la historia de la competición.

Nishiya y sus compañeras de profesión (y etapa vital, la adolescencia), Leal y Nakayama, han entrado en la historia del olimpismo con un récord de precocidad que seguramente se mantendrá vigente durante muchísimos años y encima lo han logrado participando en una disciplina, el monopatín, que era la primera vez que se incluía en el programa de los Juegos. No hay mejor forma de ganar puntos a su favor para permanecer muchos años como deporte olímpico.

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo