Informe UNICEF

Niños pobres en países muy ricos

Los niños españoles están en peor posición que hace una década. España ocupa el puesto 19 de la clasificación que elabora el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) entre los 29 países más desarrollados.

Niños pobres en países muy ricos

El informeReport Card nº 11del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) mide la situación de la infancia en las 29 economías más avanzadas del mundo en función de 26 indicadores englobados en cinco dimensiones clave de la vida de los niños: bienestar material, salud y seguridad, educación, conductas y riesgos y vivienda y medio ambiente. El informe incluye una comparativa de datos entre 2000 y 2010.

 

Según han demostrado los datos del informe, las puntuaciones de España han ido cayendo a partir de 2007, año en el que comenzó la crisis, y ha pasado de ocupar el puesto 13º a principios del 2000, a perder cinco posiciones hasta la posición 19º.

 

La tasa de pobreza infantil de nuestro país se sitúa en el 20%: más de 2.200.000 niños están por debajo del umbral de la pobreza. De acuerdo con las cinco dimensiones de la vida de los niños que han sido estudiadas, España se encuentra a la cola en educación y bienestar material.

 

Según ha declarado el director adjunto de investigación estratégica de UNICEF, Goran Holmqvist, “no invertir en los niños es endeudarse para el futuro”, por ello ha querido recordar que las tasas de pobreza infantil en España son de las más altas de los países industrializados, superadas solamente por Letonia, EE.UU. y Rumanía.

 

Y sin embargo, los niños españoles están satisfechos con su vida. De hecho, España ocupa el tercer puesto del ranking de UNICEF de satisfacción vital de los niños, solo por debajo de Países Bajos e Islandia y muy por encima de países con mejores condiciones de vida, como Alemania, Austria o Francia.

 

Los datos de salud y seguridad de los niños españoles sí son favorables: se han tenido en cuenta indicadores como la tasa de mortalidad infantil o su acceso a servicios de salud preventivos, donde España se ha hecho con el noveno puesto de 29. Pero los datos sobre el bienestar material de los menores es negativo. España se sitúa en el puesto 24 de la clasificación total. Se ha tenido en cuenta el porcentaje de menores que viven en hogares con ingresos inferiores al 50% de la media nacional, es decir, 28.000 euros anuales, el nivel de pobreza entre los menores o el hecho de que carezcan de una comida con carne o pescado al día. Otros parámetros que se tienen en cuenta son su acceso a libros apropiados para su edad, conexión a Internet, suficientes condiciones lumínicas para realizar sus deberes o que dispongan de tres pares de zapatos apropiados al año.

Otro de los indicadores en los que España se encuentra a la cola es en educación, la encontramos en el puesto 26. El informe de UNICEF ha medido el porcentaje de menores inscritos en educación maternal y en educación secundaria, además de la tasa de jóvenes de entre 15 y 19 años que ni estudian ni trabajan, que suponen un 14%. Holmqvist ha definido a estos adolescentes como un “colectivo de riesgo”.

 

Nuestro país se sitúa en la posición número 20 en la dimensión del informe que analiza el bienestar de los niños respecto a “conductas y riesgos”. Los indicadores han medido el porcentaje de menores con sobrepeso, los que desayunan y comen frutas todos los días y los que practican una actividad física, además del porcentaje que consume tabaco, alcohol y cannabis, o aquellos que están expuestos a violencia. Según ha explicado Holmqvist, “los adolescentes españoles son un grupo de riesgo que merece atención”.

UNICEF ha insistido en que “el PIB explica sólo una parte de la pobreza infantil”. La presidenta de UNICEF España, Consuelo Crespo, ha afirmado que “los niveles de desarrollo no van siempre de la mano del desarrollo económico”, por lo que es necesario “invertir en valores no tangibles como los niños en épocas de bonanza”.

Gabriel González Bueno, responsable de Políticas de Infancia en UNICEF, ha subrayado que es importante que el Gobierno cumpla sus compromisos con la infancia y que mantenga en la agenda política la lucha contra la pobreza infantil.

 

El Gobierno tiene previsto aprobar el Plan Nacional de Acción para la Inclusión Social, que incluye medidas para garantizar recursos de las familias, para mantener la calidad de los servicios asistenciales y para permitir la participación de los niños y las familias en la elaboración de las políticas. Con respecto al plan, González Bueno ha declarado que supone “un gran paso, aunque quedan muchos por dar”, y ha pedido a las administraciones que mantengan las becas de comedor y que garanticen, al menos, un comida completa al día a todos los niños.

 

 

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS