Abortos durante la gestación

Nueva Zelanda aprueba bajas por duelo para padres que pierdan a su bebé

El proyecto de ley dará tres días de baja a las familias que hayan perdido a sus hijos mediante un aborto para ayudar a las familias a pasar por el duelo sin tener la obligación de coger una baja por enfermedad.

Nueva Zelanda ha aprobado un permiso remunerado para los padres que hayan perdido a su bebé por un aborto espontáneo. El Parlamento neozelandés ha ratificado por unanimidad esta nueva ley.

 

La propuesta de ley prevé otorgar tres días tanto para madres como para padres después de sufrir un aborto. Este nuevo proyecto también incluye a los padres que tengan pensado adoptar u optar por la gestación subrogada. "La aprobación de este proyecto de ley demuestra que, una vez más, Nueva Zelanda se sitúa a la cabeza de la legislación progresista y compasiva, convirtiéndose en el segundo país del mundo que concede un permiso por aborto espontáneo", expresa la diputada laborista, Ginny Andersen, en una declaración a la televisión TVNZ. 

En la India, el primer país del mundo en aprobar dicha ley, se da hasta seis semanas de baja remunerada tras un aborto. Nueva Zelanda pretende seguir el mismo camino con esta ley. "El proyecto de ley dará a las mujeres y a sus parejas tiempo para asimilar su pérdida sin tener que recurrir a la baja por enfermedad. Porque su dolor no es una enfermedad, es una pérdida. Y la pérdida requiere tiempo", añade la diputada Andersen a sus declaraciones a una cadena televisiva neozelandesa.

Además, Ginny Andersen espera que este proyecto sirva para reconocer la necesidad de tiempo y espacio que necesitan los padres para afrontar el inimaginable dolor que conlleva la pérdida de embarazo. Y añade que: "Es una experiencia increíblemente normal, pero normal no significa fácil. No significa sin dolor. Durante mucho tiempo, a través del silencio y el estigma, hemos obligado a las mujeres, a fingir que no ha sucedido", ha dicho la diputada durante su discurso.

Lidiar con el duelo

La principal promotora de este proyecto de ley, Ginny Andersen, ha señalado durante la lectura de su discurso que esta legislación permite a las mujeres y a sus parejas evitar el uso de la baja por enfermedad "en un momento en el que están lidiando con una pérdida extrema". 

Barbara Kuriger, miembro del Partido Nacional, ha declarado durante el debate de esta ley que unas 20.000 mujeres neozelandesas tienen cada año un aborto espontáneo: "Esto es algo por lo que muchas mujeres estarían pasando todos los días", ha expresado en la cámara la diputada nacional. 

 

Amplio recibimiento

Las reacciones de los padres no se han hecho de esperar: "Quiero agradecerle mucho que haya defendido este proyecto de ley. Eres empática y amable. El dolor que experimenté al perder cuatro bebés con la Fecundación In Vitro viaja conmigo. Tuve la suerte con el primer bebé de tener un jefe que me dio un permiso especial y me pagó el asesoramiento para el duelo, pero fue uno entre un millón", escribe una madre tuitera en la publicación que ha compartido la diputada laborista. 

En la misma línea han tuiteado muchos padres que se han sentido identificados con esta nueva ley, aunque hay otros que expresan sus dudas y su escepticismo. Nueva Zelanda siempre ha destacado por sus derechos y protocolos de parto. El derecho a tener una partera ayuda a superar bastantes procesos del embarazo, y ahora con esta nueva ley, muchos padres podrán descansar en estos días en los que necesitan cariño. 

Continúa leyendo