Vacunas COVID-19

Por qué es falso que las vacunas COVID-19 incrementen el riesgo de contagios a no vacunados

Aunque la vacunación contra la COVID-19 avanza en la mayoría de países del mundo, también lo hacen las campañas de desinformación sobre las vacunas. Un bulo reciente afirma que incrementarían el riesgo de contagios en no vacunados. Pero, ¿qué hay de cierto en ello?

Por qué es falso que las vacunas COVID-19 incrementen el riesgo de contagios a no vacunados
Foto: Istock

El pasado 1 de septiembre conocíamos que España alcanzaba por fin el 70 por ciento de su población vacunada, de manera que, en ocho meses (y en un logro sin precedentes de la sanidad pública), 33,37 millones de personas habían sido vacunadas con pauta completa, en un auténtico logro sin precedentes de la sanidad pública.

A día de hoy, y según datos de Datadista, más de 67 millones de vacunas han sido administradas en nuestro país, lo que significa que 34,73 millones de personas tienen ya la pauta completa, el equivalente al 73,37 por ciento de la población.

Sin embargo, es cierto que desde la primera autorización de uso de emergencia en Estados Unidos de una vacuna desarrollada contra la COVID-19, en diciembre de 2020, se han difundido miles de bulos relacionados con su supuesta efectividad y seguridad.

Uno de los últimos afirma que “los CDC habrían dicho que las vacunas están fallando y los vacunados pueden ser superpropagadores”. O, dicho de otra forma, las vacunas supuestamente incrementarían el riesgo de contagios en los no vacunados. 

El bulo viene de una publicación de Instagram que fue publicado originalmente el 31 de julio de 2021, que atribuye dicha “confesión” a la doctora Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. Dicho mensaje contaría con un gráfico, concretamente una captura de pantalla, de un artículo publicado el 29 de julio en el que se afirma que Walensky habría afirmado públicamente que las personas inmunizadas serían “superpropagadores” porque “ahora portan cargas virales más altas que las personas no vacunadas, lo que contribuye a la propagación del COVID”.

Pero, en realidad, se trata de un nuevo bulo sin ningún tipo de fundamental. 

Es cierto que el CDC ha reconocido que las personas vacunadas infectadas pueden transmitir el virus a otras personas, pero dichas personas no son portadoras de más virus que las no vacunadas, de acuerdo a datos publicados recientemente.

Es más, la citada agencia nunca ha dicho que las vacunas estén fallando. Al contrario, vuelve a incidir en que las inyecciones continúan siendo, en gran medida, efectivas contra todas las variantes de la COVID-19, incluso la delta, protegiendo a los vacunados contra las enfermedades graves, la hospitalización y la muerte.

Vacunas COVID-19 y no vacunados
Foto: Istock

En realidad, el artículo al que hace mención dicho bulo distorsiona interesadamente la intención detrás de una revisión publicada el 27 de julio por los CDC de su guía sobre recomendaciones provisionales de salud pública para personas totalmente vacunadas (que, dicho sea de paso, ha sido actualizada nuevamente el día 1 de septiembre).

En ella se recuerda que las infecciones progresivas entre vacunados no son inesperadas. Al contrario, ninguna vacuna, incluyendo las de la COVID-19, son cien por cien efectivas, lo que significa que, a medida que aumentan las tasas de vacunación, sobre todo entre personas de alto riesgo, es probable que acaben ocurriendo infecciones irruptivas.

Sin embargo, a pesar de ello, el número de infecciones que se están registrando en la actualidad continúan siendo una fracción relativamente pequeña, en comparación con la población total de más de 34,73 millones de personas completamente vacunadas en nuestro país (en Estados Unidos, por ejemplo, la cifra supera las 164 millones de personas). Y la mayoría de los casos han sido asintomáticos.

Por tanto, y en base a la evidencia científica existente en estos momentos, es falso que los vacunados incrementen el riesgo de contagio en no vacunados, precisamente porque no pueden propagar un virus que no tienen, a menos que se contagien.

No obstante, mientras que se ha encontrado que con el resto de variantes la carga viral en vacunados tiende a ser menos, de manera que la transmisión del virus se reduce, en el caso de la variante Delta sí parecería que las personas vacunadas infectadas podrían transmitir el virus y tener una carga viral similar que los no vacunados. Y esto es lo que indicó el CDC en dicha revisión. Sin embargo, a pesar de ello, se ha demostrado que las vacunas funcionan contra Delta y Alpha, y continúan previniendo enfermedades graves, hospitalizaciones y muertes.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo