Noticias

En los hogares españoles ya hay más mascotas que niños

Las familias españolas ya tienen más animales que hijos, 13 millones de mascotas duplican los nacimientos tras la crisis económica y la pandemia.

Las últimas cifras publicadas por el INE (Instituto Nacional de Estadística), sitúa a España como un país envejecido en el que en los hogares jóvenes ya hay más mascotas que hijos. Según las estadísticas, hay más de 6 millones de niños menores de 14 años en el país, mientras que la Red Española de Identificación de Animales de Compañía (REIAC) recoge que hay unas 13 millones de mascotas en los hogares, unas cifras que no son exactas debido a que hay muchos dueños que no registran a los animales.

Mientras las cifras de defunciones crecieron el año pasado, las de natalidad se encuentran en sus puntos más bajos. Según el INE, “El número de nacimientos se redujo un 5,9% y el número medio de hijos por mujer se situó en 1,18”.

¿Por qué se tienen menos hijos y más mascotas?

Los conocidos como “millenials” llevan acarreando la crisis económica de 2008, la precariedad laboral y las dificultades que enfrentan los jóvenes para poder llegar a fin de mes, en vez de vivir, sobreviven. Los últimos datos ofrecidos por la Encuesta de Población Activa realizada por el INE anuncian cifras que nos dejan helados. Según esta encuesta, en España hay 7 millones de jóvenes de entre 16 y 29 años, de los cuales un 61% son población activa en edad de trabajar. Del total de activos menores de 29 años, un 60% tiene empleo y un 40% no lo encuentra. Si reducimos el rango de edad considerado hasta los 25 nos encontramos con el 57% de paro, que constituye la cifra más alta de paro juvenil de la Unión Europea.

Los jóvenes españoles son la generación más preparada de la historia a nivel académico, pero es la que peor vivirá, según el artículo “Juventud, desempleo y precariedad laboral. La red como espacio para la construcción de alternativas”, determina que los jóvenes titulados no encuentran trabajo y el poco que encuentran son contratos temporales y trabajos precarios. La tasa de paro juvenil para los titulados universitarios entre 20-29 años en 2012 era del 31,5% afectando a casi 450.000 personas.

Esta no es la única variable que afecta a los jóvenes a la hora de plantearse tener hijos, el exilio laboral para buscar una vida mejor se suma a ello. Desde el inicio de la crisis el número de españoles residentes en extranjero ha crecido notablemente. Según el Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero dependiente del INE el número de jóvenes españoles que residen en otros países ha aumentado en 60.469 desde 2009.

La situación no es que los jóvenes no quieran tener hijos, es que en muchos casos ya es bastante difícil mantenerse económicamente uno solo o en pareja, y tener un hijo supone planificar y contar con cierta estabilidad económica para poder cubrir sus necesidades. A todo esto hay que sumar las largas jornadas laborales y las dificultades que hay para conciliar vida laboral y personal, el elevado precio de la vivienda (ya sea de alquiler o hacer frente a una hipoteca) y un largo etcétera. 

Según un artículo publicado en La Vanguardia el aspecto económico es un hándicap importante: “mantener a un perro es mucho más fácil y económico, mientras las facturas básicas de los canes ascienden a una media poco más de 37 euros, las de un hijo se sitúa entre 350 y 420 euros de media al mes, durante el primer año de vida, una cantidad que crece con el paso del tiempo”. Esta es otra de las causas por las que en los hogares jóvenes españoles las mascotas ganan protagonismo. 

Continúa leyendo