Móvil

¿Qué debemos tener en cuenta antes de darle el primer móvil a nuestro hijo?

Los niños quieren tener móviles desde pequeños, pero no son los suficientemente maduros para poder tener uno personal. Por ello, la mejor edad es a partir de los 16 años y hay que tener en cuenta algunas cosas antes de dárselo.

estudio
Fuente: iStock

Los niños piden un teléfono móvil cada vez a edades más tempranas y, en la mayoría de los casos, no están preparados para ello. Según un estudio del programa Desconecta, un 98% de los jóvenes entre 10 y 14 años poseen un teléfono de última generación con conexión a internet. Muchas veces, la presión social, el hecho de que sus amigos ya tengan un móvil y que en el grupo sea lo habitual hacen que los padres acaben cediendo para evitar que su hijo destaque por ser el único sin teléfono, pero es fundamental entender que el grado de madurez no es igual en todos los niños y que es básico tenerlo en cuenta para decidir si el niño está preparado para tener móvil o no.

La marca XPLORA ha elaborado un estudio sobre el acceso de los niños a los móviles en el mercado español, entrevistando a una muestra de 400 padres y madres de hijos entre los 5 y los 12 años, con el objetivo de conocer la percepción de los padres en este tema. Las preguntas que se les ha realizado a los encuestados eran los motivos por los que se les compraba el dispositivo, los inconvenientes que conlleva y las características que más valoran cuando les compran el primer teléfono a sus hijos. Las conclusiones han sido que la mayoría de los niños pedían su teléfono a los 9 años y un 27,7% lo solicitó a los 7 años. Los padres que son más jóvenes tienen tendencia a que sus hijos reciban un móvil antes de los 8 años. 

Algunas de las cosas que hay que tener en cuenta antes de darle un teléfono a un niño son:

No hacer lo que hagan los demás

Lo principal es no sucumbir a la presión del entorno y al qué dirán. Lo importante aquí es si el niño está preparado para tener un móvil o no. Los amigos harán presión para que tu hijo tenga un teléfono, pero no por ello hay que comprarle uno. Los únicos que saben si los niños están preparados para tener un móvil, son los padres.

 

¿Para qué lo necesita?

Hay que preguntarse... ¿para qué va a necesitar mi hijo un teléfono? ¿Realmente lo necesita? ¿Es esencial? Hay que saber cuál va a ser la verdadera utilidad de ese aparato electrónico y si lo usará para jugar, hablar, ver vídeos o divertirse. Los niños, sin querer, pueden comprar aplicaciones y hacer que la familia tenga que pagar una gran cantidad de dinero por no revisar las actividades que realiza su hijo en el móvil. 

El móvil no es privado

Antes de todo debe quedar claro que el móvil no es privado porque el niño es menor de edad y las responsabilidades sobre lo que haga el niño las tienen los padres. Hay que vigilar el uso que le dan los hijos al móvil, tanto el vocabulario que usen como las aplicaciones a las que decidan meterse. Es importante que los niños entiendan que la privacidad a tal edad en el mundo tecnológico no existe como tal, ya que los padres tienen que controlar el buen uso del dispositivo.

 

Celia

Celia Martínez

Detrás de cada niño que cree en sí mismo, hay un progenitor que creyó en él primero. Así que… ¿por qué no construimos a través de la educación y el amor a niños fuertes para no tener que reparar adultos rotos?

Vídeo de la semana

Continúa leyendo