Coronavirus

Qué hacer si un miembro de la familia podría tener coronavirus

Ahora que somos más conscientes acerca de las medidas de protección y seguridad que debemos mantener para protegernos frente a posibles contagios del nuevo coronavirus, es habitual que nos surjan dudas relacionadas con qué deberíamos hacer cuando creemos que nosotros, o un miembro de la familia, podría tener la enfermedad.

Ahora que cada Comunidad Autónoma está adentrándose en cada fase de la desescalada, después de casi dos meses de confinamiento, durante los cuales tanto la sociedad, como la economía (y en definitiva nuestra propia vida) quedó pausada después de que oficialmente el pasado 14 de marzo se decretara el Estado de Alarma, como consecuencia del aumento de casos que se estaban comenzando a registrar en nuestro país. 

Por aquel entonces, los fallecidos se contaban en docenas, aunque pronto pasó a convertirse en una auténtica alarma, hasta alcanzar los casi 27.000 fallecidos solo en nuestro país. Mientras que, en el resto del mundo, se han llegado a contabilizar más de 300.000 muertos de coronavirus.

Con el miedo a un nuevo rebrote, y a que todo en definitiva vuelva al punto de partida donde empezó todo (cuando comenzaron a contabilizarse cientos de casos de contagios diarios, y también cientos de fallecimientos prácticamente cada día), la mayoría de las personas tienden a ser más conscientes de la importancia que supone mantener unas medidas adecuadas de protección e higiene.

Debemos recordar que desde el pasado jueves 21 de mayo el uso de la mascarilla es obligatoria en la vía pública cuando no sea posible mantener la distancia de seguridad de al menos dos metros, así como en espacios cerrados de uso público, o que se encuentren abiertos al público. Y lo es a partir de los 6 años de edad, aunque el propio Ministerio de Sanidad ha aconsejado su uso también en niños con edades comprendidas entre los 3 y los 5 años.

Así, a las medidas de higiene (lavado de manos con agua y jabón continuamente, o el uso de un desinfectante de manos a base de alcohol), de protección y seguridad (mascarilla, guantes y uso de la distancia interpersonal como mecanismo de defensa), se le unen también el conocimiento -y la conciencia- que la mayor parte de la población tiene ya acerca de la importancia de saber cómo actuar cuando creemos que un miembro de la familia -especialmente si convive con nosotros en casa- tiene el coronavirus. O si, incluso, somos nosotros mismos quienes podríamos sufrir la infección.

Qué hacer si nosotros o un ser querido puede tener el coronavirus

Aunque es cierto que la gran mayoría de las personas infectadas con el coronavirus desarrollarán únicamente síntomas leves a moderados (o incluso podrían cursar asintomáticas; esto es, sin síntomas), hoy en día muchos ciudadanos continúan asustados, y dudan acerca de cómo y cuándo buscar atención médica. Fue algo que ya se constató al comienzo del Estado de Alarma, cuando muchos de los teléfonos de información creados por las Comunidades Autónomas con la intención de resolver todas las dudas relacionadas con el nuevo coronavirus, se saturaron de tal manera que era casi imposible contactar con los especialistas.

En cualquier caso, casi dos meses después, no hay duda que a medida que el coronavirus se propaga por todo el mundo, la realidad es que muchos de nosotros posiblemente lo contraigamos en algún momento. Por suerte, la mayoría desarrollaremos síntomas leves a moderados, que no requerirán ningún tipo de hospitalización.

Pero, a pesar de ello, muchas personas continúan asustadas por la incertidumbre de enfermarse con una nueva enfermedad completamente desconocida para los médicos e investigadores científicos, y se preguntan cómo y en qué momentos buscar atención médica.

Desde el momento en el que comiencen a surgir los primeros síntomas, es fundamental aislarnos en nuestra propia casa. Aún cuando todavía no hayamos podido hablar con nuestro médico, con el teléfono de información fijado por nuestra Comunidad Autónoma para resolver dudas y tratar de remitir a los especialistas los casos sospechosos de coronavirus.

De acuerdo al Ministerio de Sanidad, a continuación te indicamos cómo actuar en caso de tener síntomas de COVID-19:

  1. Auto-aislarse. En una habitación de uso individual con ventana. Es fundamental mantener la puerta cerrada. Y siempre que sea posible, utilizar únicamente un baño individual. En caso contrario (por ejemplo, cuando se trata de un baño compartido), se debe desinfectar siempre después de cada uso. Cuando no sea posible el auto-aislamiento, es imprescindible mantener una distancia de seguridad de al menos 2 metros, y extremar la higiene al máximo. Recuerda que se recomienda mantener el aislamiento durante 14 días, desde el comienzo de los síntomas; siempre, eso sí, que el cuadro clínico se haya resuelto.
  2. Mantenerse comunicado. Es conveniente tener siempre un teléfono móvil a mano, para poder informar de las diferentes necesidades que te vayan surgiendo.
  3. ¿Sensación de gravedad? Si se tiene la sensación de falta de aire (dificultad respiratoria), o cualquier otra sensación de gravedad como consecuencia de cualquier otro síntoma se debe llamar al 112.
  4. Aislamiento domiciliario. Además de mantener las recomendaciones para llevar a cabo tu aislamiento domiciliario, recuerda que debes informar al resto de convivientes para que también mantengan la cuarentena.

La importancia de llamar primero al médico

Al comienzo, uno de los mayores problemas que encontraron los especialistas fue que la mayoría de las personas con síntomas acudían a las salas de urgencias, aumentando el riesgo de contagio entre los demás individuos que allí se encontraban.

Desde entonces, el Ministerio de Sanidad recomienda que, cuando se tenga síntomas, se llame primero al teléfono de información establecido por la propia Comunidad Autónoma. O, bien, nos comuniquemos -siempre por vía telefónica- con nuestro médico de familia. 

Lo fundamental es evitar aparecer en urgencias o en la consulta del médico. Muchos hospitales han establecido planes para la llegada de posibles pacientes con coronavirus, con el fin de proteger tanto al personal médico como a otros pacientes, por lo que es fundamental llamar y comunicarlo con anticipación.

¿Cuáles son las señales o síntomas de advertencia que deberían preocupar a las personas sanas?

Existen una serie de señales que, de aparecer, deberían incitar a la persona a buscar tratamiento médico de urgencia. De acuerdo a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, los síntomas serían los siguientes:

  • Dificultad para respirar con normalidad.
  • Dolor o presión persistente en el pecho.
  • Labios o cara azulados.
  • Confusión o incapacidad para despertar.
  • Cualquier otro síntoma que sea preocupante o grave.

¿Cómo cuidar en casa a las personas con síntomas o que han dado positivo por el virus?

Muchas personas que tienen el nuevo coronavirus no permanecerán en el hospital, y serán aisladas en su casa. Como indican las principales autoridades sanitarias, si la persona tiene todos los síntomas del virus, pero no ha sido aún examinado, debe asumir que lo tiene y tomar con ello las precauciones recomendadas.

Es fundamental que el paciente esté confinado en una habitación separada, sin contacto, o con un contacto mínimo con el resto de la casa (incluyendo las mascotas). Además, si es posible, es muy aconsejable que utilice un baño separado.

La mayoría de las veces, una persona enferma se sentirá muy cansada y débil, pero podría tener la fuerza suficiente como para recoger las bandejas de comida y desinfectar un baño compartido después de usarlo. Además, también es recomendable el uso de mascarillas en casa, tanto para la persona enferma como para quien lo esté cuidado cuando estén en contacto entre sí.

No se deben compartir toallas, platos o ropa de cama con una persona enferma.

¿Qué ocurre con el resto de la familia?

Debemos tener en cuenta que cuando una persona está infectada, o sospecha que podría tener el coronavirus, es de vital importancia que la persona enferma se aísle. Además, toda la familia debe permanecer en cuarentena durante 14 días.

Aún cuando no tengamos una prueba de coronavirus confirmada, pero un miembro de la familia presente todos los síntomas del virus, posiblemente por precaución tengamos que permanecer en cuarentena.

Aunque las pautas continúan cambiando rápidamente, la Organización Mundial de la Salud recomienda que los pacientes se aíslen durante 14 días después de que los síntomas se hayan resuelto.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo