Navidad

Qué puedes hacer cuando tienes alergia a la decoración navideña: consejos útiles

¿Sabías que las decoraciones navideñas que utilizamos cada año durante esta época puede ser una causa directa de que, en pleno invierno, surjan algunos de los síntomas típicos de las alergias respiratorias?

Aunque no lo creas, la estrella de las decoraciones navideñas puede acabar convirtiéndose en uno de los principales responsables de que la nariz, de repente, empiece a moquear. Y es que, como ya hemos explicado en un momento anterior, el árbol de Navidad puede desencadenar los síntomas de una alergia estacional justo en medio de la Navidad. 

De esta manera, es posible sufrir en invierno algunos de los síntomas más comunes de las alergias respiratorias propias de la primavera, como por ejemplo es el caso de secreción o congestión nasal, dificultad para respirar, conjuntivitis, lagrimeo, ojos irritados y tos, entre otros.

En el caso del árbol de Navidad, es cierto que lo más habitual es que sea originado por la instalación de un abeto natural en casa. Cuando crece al aire libre, los mohos pueden refugiarse en sus agujas. Así, una vez colocado e instalado en casa, en un ambiente mucho más cálido, estos microorganismos pueden continuar creciendo y colonizando la habitación a través de las esporas.

Por ejemplo, un estudio publicado en Estados Unidos identificó la presencia de un total de 53 tipos de moho en 26 árboles de Navidad distintos. Y, como mencionan los expertos, cuanto más tiempo permanezca el árbol de Navidad en casa, mayor será la tasa de esporas de moho.

En el caso de los árboles de Navidad artificiales, además, es muy habitual que se acumule mucho polvo entre sus ramas, especialmente cuando se trata de un árbol que lleva años con nosotros.

Mientras que los productos químicos, como la nieve artificial, también podría provocar reacciones. De ahí que sea muy probable que las personas con alergias desarrollen síntomas de rinitis.

En este sentido, la decoración navideña también puede causar síntomas de alergia, en ocasiones realmente molestos. ¿Qué podemos hacer al respecto?

Consejos útiles para la decoración navideña cuando somos alérgicos

Desempolvar bien los adornos

Especialmente cuando los adornos son antiguos, o llevan pocos años con nosotros, pero han permanecido meses guardados en cajas, es recomendable desenvolverlos en el exterior para evitar esparcir el polvo dentro de casa.

Seguidamente, es también aconsejable limpiarlos bien con la ayuda de un paño suave antes de proceder a colgarlos en el árbol o colocarlos en casa.

Luego, al final de las Navidades, podemos optar por envolverlos en papel nuevo, eliminando el papel viejo y polvoriento. Pero si, a pesar de ello, el polvo continúa causando problemas, puedes plantearte la posibilidad de optar por decoraciones nuevas o únicamente por usar luces en el árbol.

Decoración navideña y alergias respiratorias
Foto: Istock

Limpiar bien las decoraciones y coronas

Además de limpiar los adornos del árbol, también es probable que coloquemos distintos elementos decorativos navideños repartidos a lo largo de toda la casa. 

Por tanto, debemos limpiar las coronas artificiales y el resto de los adornos con la ayuda de una aspiradora portátil de mano o retirar el polvo con un paño suave.

Cuidado con las velas perfumadas

Las velas perfumadas pueden originar irritación en los pulmones y congestión nasal, de manera que tanto en Navidad como en el resto del año pueden no ser muy adecuadas para quienes sufren de rinitis alérgica y alergias respiratorias.

Al contrario, si deseas generar un poco de ambiente cálido en tus cenas navideñas, es preferible optar por las velas de cera de abejas sin perfume.

¿Y si opto por dulces decorativos para el árbol?

En algunas casas es muy habitual colgar del árbol algunos dulces típicos navideños, como bastones de caramelo o galletas de jengibre. En estos casos también debemos asegurarnos de utilizar dulces aptos para alérgicos.

¿Árbol de Navidad o artificial?

Lo cierto es que ambas opciones son válidas, siempre que mantengamos algunos consejos básicos y, sobre todo, hagamos todo lo posible para que los síntomas de la alergia no aparezcan.

Por ejemplo, si optamos por un árbol de Navidad real, es preferible escoger un árbol apto para personas con alergias, como el abeto o el ciprés. También es aconsejable agitarlo muy bien, rociarlo con agua o, incluso, instalarlo fuera de casa.

Si optas por un árbol artificial, los consejos a seguir son absolutamente los mismos que con las decoraciones navideñas: es imprescindible limpiarlos bien antes de colocarlo en casa, con la ayuda de un paño para el polvo, sacándolo afuera y lavarlos con la ayuda de una manguera.

Christian Pérez

Christian Pérez

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

Continúa leyendo