Un problema en aumento

Reino Unido prohíbe el bótox en menores ante el auge de niños que quieren una 'cara de Instagram'

El país británico ha tenido que adoptar medidas, el número de los menores de 18 años que se estaban sometiendo a tratamientos de estética estaba alcanzando cifras preocupantes.

rostro
Fuente: iStock

Los números se estaban disparando: el año pasado, más de 41.000 adolescentes menores de 18 años en Reino Unido se sometieron a tratamientos de estética con bótox para “mejorar su imagen”. Ahora, el país ha decidido prohibir que puedan realizarse tales intervenciones.

 

Reino Unido prohibirá que los menores de 18 años se puedan someter a tratamientos de estética y belleza con fines cosméticos, así lo ha confirmado la ministra de salud Nadine Dorries a medios locales como The Daily Mail.

La prohibición comenzará el 1 de octubre, fecha a partir de la cual, “cualquier persona que lo haga enfrentará un proceso judicial y habrá un requisito para que las empresas verifiquen la edad de una persona antes de concertar citas”, ha explicado la ministra. Y es que, hasta ahora no había existido ninguna restricción de edad para someterse a estos procedimientos.

Estas medidas han sido propiciadas porque en los últimos años se ha producido un aumento del número de adolescentes que ha acudido a las consultas buscando hacer “mejorías” en su rostro y alterar sus facciones, destacando los arreglos en pómulos, ojos y labios. Según la ministra, esto es algo que ningún niño necesita porque ni su desarrollo físico, ni su desarrollo mental están completos, exceptuando, claro, los casos que sean por razones médicas.

El problema se ha visto incrementado, en gran medida, por los modelos de referencia que tienen los adolescentes tanto en las redes sociales, como en la televisión británica.

Quieren tener una “cara de Instagram”

chica
Fuente: The Daily Mail

Grandes pómulos, labios carnosos y ojos de gato, esto es lo que más demandan los adolescentes con los procedimientos estéticos, ya que lo que al fin y al cabo lo que buscan es parecerse a las fotos con filtros que pueden hacerse ellos mismos y que también se hacen las celebridades en las redes sociales.

Realmente el no verse con su aspecto real en redes es algo que se está convirtiendo en norma, ya que lo que estos filtros también permiten es suavizar la piel y tapar imperfecciones, cambiar el color de los ojos, aumentar los labios, poner pecas…  Es decir, que se acaba cubriendo casi al completo la imagen real y esto puede producir un “choque de realidad” con la imagen de ellos mismos que ven en el espejo.

Los ‘reality shows’ no ayudan

Además de las redes sociales, otro punto que puede ser de poca ayuda es la influencia que reciben los jóvenes a través de los reality shows cuyos objetivos es premiar a los cuerpos “perfectos” y sobre todo al físico antes que cualquier otra aptitud. Un ejemplo de ello es Love Island, programa en el que los concursantes han sido operados a tal punto que en muchos casi no se reconocían ni sus emociones.

Teniendo todos estos factores en cuenta, el objetivo de estas restricciones es proteger a los adolescentes de los efectos que pueden tener para su salud el bótox y los rellenos. Sobre todo, porque al encontrarse en pleno desarrollo aún no saben los riesgos que pueden suponer estas modificaciones físicas, pues muchos de ellos pueden llegar a ser tan graves como infecciones o ceguera en algunos casos excepcionales.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo