Bullying escolar

Se suicida con 9 años al sufrir acoso escolar tras declararse homosexual

Una nueva víctima del bullying. Jamel Myles, un niño de 9 años, se ha suicidado en Colorado (Estados Unidos) tras no soportar el acoso que le estaban haciendo en la escuela al declararse homosexual. Esto nos plantea muchas dudas sobre cómo debemos educar a los niños en el respeto y la tolerancia.

Este mes de agosto nos deja un trágico sabor de boca pocos días antes de terminarse, pues un niño en Colorado (Estados Unidos) ha decidido acabar con su vida tras contar en el colegio que era homosexual. Su madre, Leia Pierce, afirma que la razón por la que su hijo tomó esta decisión es el bullying que estaba sufriendo en el colegio, tras decidir que no tenía que esconderse y que lo contaría a sus compañeros.

El pequeño, Jamel Myles, ya había contado como se sentía a su familia durante el verano, quienes lo apoyaron y le hicieron sentirse orgulloso de su condición. "Mi hija mayor me contó que los niños le decían que se suicidara" ha declarado Leia, quien se lamenta de que Jamel no acudiera a ella para poder consolarle y darle fuerzas.

El colegio ha decretado que contará con un equipo de psicologos expertos que hablarán con los alumnos del coelgio, así como un control por parte de los profesores de cuarto y quinto grado, que informarán a los padres individualmente sobre sus hijos. También su madre ha decidido compartir esta historia a través de las redes sociales para concienciar al mundo del largo camino que aún nos queda por recorrer, lo que ha provocado que el movimeinto en Twitter bajo el hastagh #MeQueer se llene con miles de mensajes de apoyo a la familia, así como otras personas con experiencias relacionadas, algunas durísimas para los tiempos en los que vivimos.

Empezar a poner solución

Esto nos hace reflexionar en cómo estamos educando a nuestros hijos. Cuando un grupo de niños sienten que pueden intimidar a otro por sentirse superiores a alguien simplemente por su orientación sexual algo está fallando. Debemos educar a niños desde el respeto, y también enseñarles a pedir ayuda si son acosados, antes de llegar a este extremo. Un estudio realizado en México sobre la violencia escolar, indica que el 84% de los estudiantes LGTB del país son víctimas de acoso verbal, 73,7% se sintieron excluidos deliberadamente, 44,5% afirman haber sido víctimas de acoso sexual y el 72,2% informan que alguna vez han escuchado comentarios homofóbicos en la escuela.

Es imprescindible que para frenar estos hechos se tome conciencia de lo que sucede. Para ello, hay que visibilizar en la mayor medida posible, contando nuestras experiencias o ayudando a que otros las cuenten. Así lograremos sensibilizar a todos los sectores y a tomar partido empezando a crear recursos y ayudas, tanto en el entorno escolar como en el familiar. También es importante seguir educando, tanto a niños como a adultos, y crear protocolos de detección y de apoyo tanto para padres como profesores. Y, cómo no, crear canales de comunicación para facilitar que el menor sienta que no habrá represión si cuenta cómo se siente. Son protocolos que llevarán tiempo, pero son muy importantes. Según datos del Colectivo LGTB+ de Madrid (COGAM) y la Federación estatal de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales (FELTB), el 43% de las personas que son acosadas se han llegado a plantear el suicidio, un dato alarmante y que ha llevado a crear campañas, como la creada por Save The Children que se ha sumado a otra de FELTB denominada “Stop acoso escolar LGTB”, en la que se centran en crear contenido de ayuda para aplicarse en situaciones como estas.  

Continúa leyendo