Vídeo de la semana

Salud bucodental

Seguro que cometes alguno de estos errores al cepillarte los dientes

Según el Colegio de Farmacéuticos, el 80% de la población española no tiene una buena higiene bucal. Porque no todo es cepillarnos bien los dientes, te mostramos qué hábitos garantizan una adecuada salud dental.

chica cepillándose los dientes
Fuente: Unsplash

Quizá estamos acostumbrados a no darle la importancia que merece a la salud bucodental y es que cuidarla, debería ser uno de los pilares de la vida cotidiana. Mantener una boca sana va mucho más allá de que niños y adultos nos cepillemos bien los dientes todos los días. Pero, ¿somos conscientes de todo lo que implica?

La respuesta es un no, si atendemos al estudio que ha realizado el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos que refleja que un 80% de la población española tiene una higiene bucal inadecuada. A través de las encuestas, han indagado en los hábitos de limpieza de la población y también sobre las enfermedades que han padecido en la boca.

Según los datos, el 97,5% de los participantes declaraba que no se cepillaba los dientes y del mismo modo, no mostraba preocupación sobre las rutinas y los instrumentos de limpieza bucal.

Estos datos son alarmantes y ponen de manifiesto la necesidad de campañas de acción dirigidas a la población para concienciar acerca de la buena salud bucodental. Los especialistas en ortodoncia Tiiz, se suman a esta labor mediante la difusión de los errores más comunes y que todos nosotros podemos cometer alguna vez.

Dedicar menos tiempo del adecuado

Lo primero que debemos aprender y trasmitir a los niños y niñas es que no nos lavamos los dientes para eliminar los restos de comida, el auténtico objetivo de un buen cepillado es hacer frente de la manera más efectiva a todos aquellos elementos que supongan una amenaza para nuestra salud.

Por eso, la limpieza bucal debería durar al menos dos minutos, o lo que es lo mismo, 30 segundos por cada cuarto de la boca. Comentan desde Tiiz que, si nos limpiáramos de un modo efectivo, “no haría falta cepillarse los dientes más de dos veces al día (mañana y noche) y, en cualquier caso, nunca más de tres veces a lo largo de la jornada ya que puede provocar el efecto contrario y generar una mayor sensibilidad en dientes y encías”.

Otro de los consejos que nos dan es dejar un margen de tiempo entre la comida y el cepillado, sobre todo cuando hemos tomado alimentos ácidos, para que la propia saliva se encargue de neutralizar esas sustancias y proteger el esmalte de los dientes de manera natural. Lo ideal es al menos media hora de espera.  

Elegir un buen cepillo

¿Sabías que escoger el cepillo de dientes adecuado determina en gran medida el éxito de la limpieza? Los cepillos muy duros a menudo dañan las encías y aceleran el deterioro del esmalte de los dientes.

Cuando tenemos una boca sana, lo mejor es emplear un cepillo de dureza media y recurrir a los blandos en caso de niños de menos de 12 años o para aquellas personas que presenten problemas de encías o de esmalte.

Otra de las cosas que olvidamos con frecuencia es el tiempo de vida del cepillo, que no suele exceder de los 3 meses. En cuanto las cerdas se deforman pierden su eficacia y lo debemos de reemplazar. Asimismo, tenemos que lavar el cepillo siempre después de cada uso y eliminar el exceso de agua para evitar la proliferación de hongos o bacterias como consecuencia de la humedad.

¿Cepillo eléctrico o cepillo manual?

Esta es una pregunta que divide a los expertos, porque por un lado, la velocidad con la que se desplaza el cabezal garantiza una buena técnica de cepillado. Pero por otro, los cepillos eléctricos no son aptos y recomendados para todos los tipos de boca. El uso incorrecto de estos dispositivos puede dañar las encías más sensibles.

Con todo, son una buena opción para las personas con problemas de movilidad o coordinación, pero ante la duda, lo mejor es preguntar a tu odontólogo.

La elección del dentífrico

Para elegir la mejor pasta de dientes tenemos que prestar atención a dos factores: el tipo de dentífrico y la cantidad usada.

Los productos fluorizados están indicados para la prevención de las caries; los que contienen clorhexidina, triclosán u otros compuestos antibacterianos son muy efectivos para el tratamiento del sangrado de encías y, en el caso de hipersensibilidad, la mejor opción es aquella que contenga arginina, cloruro o citrato de potasio e hidroxiapatita.

Nos recuerdan también que aplicar una mayor cantidad de producto no es sinónimo de mayor eficacia. Lo más aconsejado es que la cantidad sea similar a un garbanzo, para que de esta manera el cepillo no resbale sobre los dientes sin arrastrar la suciedad.

La dirección del cepillado

Es muy importante incidir en este punto especialmente en el caso de los niños pequeños, para que creen un hábito sano y no un mal vicio: la dirección del cepillado debe ser vertical.

Cuando movemos el cepillo de manera horizontal sobre nuestros dientes, no eliminamos la suciedad sino que la desplazamos de lugar. Con estos movimientos lineales izquierda/derecha, la placa dental queda atrapada entre los orificios interdentales.

La forma correcta de cepillado debe seguir la posición de los dientes, de arriba abajo o de abajo arriba, dependiendo de la arcada que tratamos.

El enjuague

¿Te enjuagas la boca varias veces tras el cepillado? ¡¡Error!!

Si tras cepillarnos los dientes nos enjuagamos varias veces, lo que hacemos es eliminar los efectos del dentífrico. Los profesionales de la higiene bucodental recomiendan un enjuague rápido para que componentes como el flúor o la clorhexidina hagan su trabajo.

Foto Carla

Carla SMG

Soy periodista y algún día también seré escritora. Me gusta jugar con las palabras para crear mundos y derribar muros, para contar historias, informar, concienciar, emocionar e inspirar. Vivo de atardeceres líquidos, escapadas al monte y recuerdos en hojas de papel.

Continúa leyendo