Vuelta a las aulas

Un cole de Castellón abre sus puertas tras cerrar hace años por falta de niños

Parecía misión imposible, pero lo han logrado. Después de seis años cerrado, el pueblo Almedíjar abre las puertas de su colegio para cuatro niños que serán los nuevos alumnos en pisar felizmente sus aulas. La localidad se había convertido en víctima de la despoblación, después de este logro, buscan seguir creciendo.

colegio pueblo castellon
Fuente: Instagram @vicentmarza

Un pueblo sin colegios y sin niños es un pueblo cuyo futuro peligra. Sin nuevas generaciones, lo más probable es que acabe convirtiéndose en un lugar fantasma. Esto es lo que suele ocurrir en muchos municipios rurales afectados por la despoblación. Por este motivo, Almedíjar, una localidad del Alto Palencia, está de celebración: cuenta con apenas 250 habitantes, pero el colegio vuelve a abrir sus puertas, después de seis años cerrado.

Lo cerraron al finalizar el curso 2013/2014 por falta de niños. Ahora, después de meses de lucha, los vecinos han conseguido que cuatro niños vuelvan a pisar sus aulas.

Marlen es una de las madres de uno de los menores que será alumno y es también residente de Almedíjar. Tiene tres hijos y dos de ellos (las dos hermanas mayores) se vieron afectados por el cierre de la escuela, sin embargo, el más pequeño va a poder vivir la reapertura de la misma. De los cuatro que irán al colegio del pueblo, su niño de 7 años es el único que ha nacido en la localidad, los otros son de familias que han decido mudarse recientemente allí.

pueblo castellon
Fuente: NIUS

Esta madre es también una de las coordinadoras de Almedíjar Vive, una asociación que se creó el año pasado con el fin de reactivar un pueblo que se había convertido en víctima del éxodo rural. Tal y como cuenta la mujer, les habían quitados servicios tan básicos como la panadería y la carnicería. Por eso su punto principal era recuperar la escuela.

Con tal pretensión, este grupo de vecinos comenzó a promocionar la localidad para que nuevas familias fueran a vivir a Almedíjar. Y así fue como lo lograron, en junio ya había dos familias que llevarían cada una un niño a la escuela, y en septiembre se añadió el cuarto con el que consiguieron por fin su objetivo. Y es que, la Generalitat había establecido que debía haber un mínimo de cuatro menores para la apertura. Con los niños y el buen estado en el que se mantenía el centro educativo el proceso de rehabilitación no se ha demorado en ningún caso.

Ahora que han recuperado la vida del pueblo, buscan poco a poco seguir creciendo. Para ellos es un sueño que parecía imposible, pero ya es toda una realidad.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo