La importancia de la terapia

Un niño de 12 años con fobia a la comida se alimenta de yogures y pan durante toda su vida

Se llama Ashton y ha estado durante los primeros años de su vida alimentándose de pan blanco y yogures sin poder comer absolutamente nada más. Conoce su historia aquí.

niño
Fuente: Caters News

Seguramente alguna vez hayas oído hablar de fobias algo raras, pero… ¿Habías conocido a alguien que la tuviese a la comida? Este es el caso de un pequeño de 12 años que ha estado durante 10 alimentándose a base de pan y yogures.

Ashton Fisher es el protagonista de 12 años de esta historia. Vive en Norfolk y hasta hace unas semanas solo era capaz de comer pan blanco y yogures de plátano y fresa. Solo con oler y acercarse a otro alimento sufría fuertes ataques de pánico.

Los padres, que se dieron cuenta del problema, acudieron a un dietista, pero el especialista pensó que se trataba de una manía del niño o que era un poco tiquismiquis y que se le acabaría pasando con el tiempo.

No obstante, su pánico por comer llegó a ser tan grande que le acabaron diagnosticando un desorden alimentario conocido como ARFID (Avoidant Restrictive Food Intake Disorder, en español, Trastorno por Evitación Restrictiva de la Ingesta de Alimentos). Es decir, una fobia a la comida.

Su madre ha llegado a asociar su afección con el reflujo que sufría su hijo cuando era pequeño, algo que, a pesar de no ser grave, podría haber terminado provocándole un trauma que le ha impedido poder comer más alimentos a lo largo de los años. De hecho, parece ser una causa desencadenante común en otras personas que padecen la misma condición.

Como podemos imaginar, los padres han estado preocupados por la alimentación poco variada y nutritiva de Ashton, sin embargo, gracias a un tratamiento psicológico que ha podido seguir el pequeño durante meses, ahora ha podido empezar a incorporar más alimentos a su dieta. Entre ellos, nuggets de pollo, sándwiches y algunas comidas asadas.

Y esto ha sido un verdadero alivio para la familia porque en su momento la fobia era tan grave que no podía ni oler los alimentos. Algo que le suponía también problemas de socialización porque no podía ni ir ni a cenas de navidad, ni al comedor de su colegio, ni a las fiestas de cumpleaños de sus amigos.

Mejoría gracias a los especialistas adecuados

niño
Fuente: Caters News

Felix Economakis es el psicólogo que se encarga del caso del niño y según él la fobia de Ashton puede deberse a dos causas, bien por tener miedo a atragantarse o vomitar, o bien por el miedo a probar sabores nuevos y que le sean desagradables.

Afortunadamente, tras unos meses siguiendo la terapia, el pequeño ha comenzado a introducir nuevas comidas a su reducida dieta. Esperemos, además, que poco a poco vaya aumentando aún más su predisposición.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo