Método canguro

Una madre consigue hacer “piel con piel” con sus trillizos mientras recibían oxígeno

Una madre ha conseguido hacer método canguro y tener a sus bebés piel con piel, a la par que estos recibían oxígeno. Al ser prematuros nacieron con poco peso y con la necesidad de recibir oxigenoterapia. El Hospital Vall d’Hebron ha logrado hacer posible esta práctica conjunta, con todos los beneficios que supone para los pequeños.

trillizos
Fuente: Hospital Vall d'Hebron

El equipo de sanitarios contaba con que el parto de estos trillizos se adelantara, pero no creyeron que tanto. Normalmente este tipo de gestaciones tiene una duración de unas 34 semanas, sin embargo, el nacimiento de Roc, Aleix y Aral no fue así: han llegado al mundo a las 28 y con la necesidad de recibir oxígeno.

Nacer antes de lo previsto puede causar algunos problemas de salud, pero para superarlos se sabe de un remedio natural que tiene grandes beneficios: el contacto piel con piel con la madre. Algo que se conoce como el método canguro.

Casi como magia, el estar cerca de mamá, oír su voz y poder sentir su piel y olor puede ayudar a un bebé prematuro a mejorar su respiración, su frecuencia cardíaca y su neurodesarrollo. Y dadas las ventajas, la mayoría de centros hospitalarios procuran facilitar este método entre las madres y los recién nacidos; el Hospital Universitario Vall d’Hebron es uno de ellos.

Los protagonistas de este caso son estos tres bebés prematuros que nacieron en marzo a las 28 semanas de gestación, dos meses antes de lo que se considera un embarazo a término. El primero en llegar fue Roc con 1,28 kilos; después, Aleiz con 1,18 y, por último, Arai con un peso de 1,2. Al pesar todos menos de 2 kilos y medio, para los tres estaba indicado el método canguro.

Claro que, lo complicado era conseguir que la madre lo pudiera llevar a cabo con sus tres hijos a la vez, mientras todos ellos recibían oxigenoterapia de alto flujo, lo que implica estar conectados a una máquina. No obstante, el equipo de enfermería lo consiguió de forma que colocaron una bombona de oxígeno de más para asegurar la aportación y que no hicieran hipoxia, ni apneas.

Y es que, para el propio centro, el método canguro es una técnica básica y tiene incluso un proyecto al que llaman “Contigo, como en casa”.  Una iniciativa que busca acercar a las familias a los cuidados de los neonatos.

¿Cómo? Poniendo a su disposición habitaciones individuales para que se vayan habituando a la convivencia y a las necesidades de los pequeños. Algo que sirve también para continuar investigando sobre la participación de la familia, por ejemplo, sobre el contacto también con el padre, ya que aporta beneficios tanto para él mismo como para el recién nacido.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo