Pequeña heroína

Una niña de 7 años salva a su madre que se desmayó por una bajada de azúcar

Esta pequeña, con tan solo 7 años de edad, ha salvado la vida a su madre que, ante un bajón de azúcar, perdió el conocimiento. Gracias a que la niña sabía cómo debía actuar y a que lo hizo con gran templanza, su madre se encuentra bien. No es extraño que tanto ella como su marido se sientan tan orgullosos.

Desde luego que, a pesar de su corta edad, esta niña ha demostrado ser una auténtica heroína. Alba, una pequeña de 7 añitos ha salvado la vida de su madre después de que esta se desmayara al tener una bajada de azúcar.

La madre, Nuria, padece diabetes y a consecuencia de ello, vivió un episodio de hipoglucemia en su casa de la localidad de Espartinas (Sevilla). En aquel momento, su marido no se encontraba con ella, pero sí lo estaban sus hijas pequeñas. Gracias a que Nuria le había explicado a su niña mayor qué hacer en caso de que tuviera un problema como el vivido, la pequeña pudo ayudar a su mamá.

La mujer lleva un parche que emite un parpadeo cuando tiene el nivel de azúcar bajo y claro, el pasado día, el dispositivo comenzó a parpadear ante el desnivel. Sin embargo, Nuria no pudo responder antes de perder el conocimiento.

Ante la situación, la niña le dio un refresco a su madre y luego un sobre de azúcar que guarda al lado de su cama. Pero la mujer seguía sin reaccionar. Alba cogió el teléfono, y como no pudo desbloquearlo porque el aparato no reconocía el rostro de su madre, pulsó el botón de emergencia y llamó para pedir ayuda.

Lo destacable, sin duda, es la actitud de la niña, pues para ser tan pequeña, supo actuar sin ponerse nerviosa y con gran decisión y templanza. Pensemos en su edad y en que su madre no despertaba, una situación no muy tranquilizante para cualquier menor. De hecho, cuando llegó la Guardia Civil, también fue capaz de seguir sus instrucciones y darles las llaves para que pudieran entrar. Y no solo eso, también cabe recordar que al mismo tiempo la niña se encargó de cuidar de su hermana pequeña de 3 años.

Y es que, Álvaro, el padre, se encontraba en una misión internacional en Rumanía justo cuando ocurrieron estos hechos, por lo que, al igual que su mujer, no puede sentirte más orgulloso de cómo su hija supo ayudar a Nuria. Lo cierto es que no era la primera vez que le ocurría algo así a su mujer, pero sí que era la primera que le pasaba estando sola con las niñas. No es de extrañar que ambos sientan un inmenso orgullo por la pequeña.

Tras el suceso, tanto la Guardia Civil de Ginés, como el colegio de Alba, decidieron rendirle un sencillo homenaje en el que le entregaron diplomas por su gran actuación.

Además de la buena noticia que supone la recuperación de su madre, este caso también nos sirve para recordar la importancia que tiene que los niños sepan actuar en situaciones de emergencia.

Para ello, es crucial que recuerden cuál es el teléfono al que deberían llamar en caso de un problema grave, o cuál es la dirección en la que viven, pues de esta forma, podrían salvar vidas. Y solo hay que ver la historia de Alba para comprobarlo.

Continúa leyendo