Consumo de bebidas

1 de cada 4 niños consume bebidas energéticas con altas dosis de cafeína y azúcares

Cada vez vemos más bebidas de este tipo en el mercado, pero ¿qué riesgos supone para nuestros hijos tomarlas? Hay una tendencia creciente entre los niños que preocupa al Ministerio de Consumo.

El Ministerio de Consumo ha presentado un informe del comité científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) en el que resalta que uno de cada cuatro niños entre tres y 10 años consume bebidas energéticas.

"El informe del Comité ha identificado un patrón de consumo de riesgo potencial para la salud reafirmando las conclusiones de diferentes estudios previos analizados que ya alertaban de una tendencia creciente del consumo de estas bebidas por parte de los jóvenes", concluyen desde el ministerio. Este informe explica que una persona que tome más de 1,4 miligramos de cafeína por kilo de peso al día puede sufrir insomnio, pero si el consumo aumenta a los 3 miligramos puede conllevar riesgos cardiovasculares, hematológicos, neurológicos y psico-comportamentales.

Consejos del Ministerio de Consumo sobre las bebidas energéticas

El Comité Científico de la AESAN remarca en su informe los potenciales riesgos para la salud que conlleva la ingesta del producto en envases de 300 a 500 mililitros que se comercializan en la actualidad. En consecuencia, menciona que:

  • Los consumidores que pesen 50 kg deben evitar el consumo de bebidas energéticas con más de 32 mg/100ml para evitar alteraciones del sueño.
  • Los consumidores de 60 kg no deben consumir 1000 ml de cualquier bebida energética ni superar 500 ml de estas bebidas con concentraciones de 40-55 mg cafeína/100 ml, por sus alteraciones del sueño y efectos adversos generales para la salud.
  • Los consumidores de 70 kg no deben consumir más de 1000 ml/ día de estas bebidas de 15 mg cafeína o 500 ml de bebidas de 32 mg cafeína/100 ml o 250 ml/día de bebidas con 40-55 mg cafeína/100 ml para evitar alteraciones del sueño. Además, no deben consumir más de 1000 ml de bebidas de 32-40 mg cafeína/100 ml o más de 500 ml de bebidas energéticas de 55 mg cafeína/100 ml para evitar los efectos adversos para la salud.

¿Qué riesgos produce el consumo de estas bebidas?

El informe del Ministerio de Consumo dice que tomar estas bebidas energéticas supone un riesgo alto de hipervitaminosis para la vitamina B3 (ácido nicotínico), moderado para las vitaminas B3 (nicotinamida) y B6, y riesgo bajo de hipervitaminosis para las vitaminas B2, ácido pantoténico y B12.

Así, el informe detalla también los riesgos de que las mujeres embarazadas tomen este tipo de consumición, las bebidas energéticas con ginseng -planta que provoca efectos secundarios como el insomnio, la euforia o la agitación- deben ser evitadas no solo durante el embarazo, la lactancia y en niños, sino también en adolescentes menores de 18 años dada la ausencia de evaluación de los efectos de ginseng en estos grupos de población.

La revista Health Canada recomienda que la ingesta máxima diaria de cafeína para niños menores de 12 años no debe exceder los 2,5 mg/kg p.c. Los adolescentes deben seguir las recomendaciones de precaución de 2,5 mg/kg p.c./día y los adolescentes mayores y más pesados pueden consumir hasta el límite de adulto de 400 mg/día. 

En lo que respecta a mujeres embarazadas sanas, la evidencia respalda que una ingesta de hasta 300 mg de cafeína al día, generalmente, no se asocia con efectos adversos sobre la reproducción. Sin embargo, en lo que atañe a las bebidas energéticas, la Unión Europea recoge que si el contenido en cafeína es superior a 150 mg/l deberán presentar la mención 'Contenido elevado de cafeína: No recomendado para niños ni mujeres embarazadas o en período de lactancia' junto con la indicación de la cantidad de cafeína que aportan expresado en mg por 100 ml para que las mujeres lactantes sepan el riesgo que conllevan estas bebidas. 

Continúa leyendo