Vacunas obligatorias

Vacunarse será obligatorio para poder ir a las guarderías públicas: la nueva ley de Galicia

Los padres deberán vacunar a sus hijos si quieren que éstos sean admitidos por las guarderías públicas de la comunidad. Una nueva medida que busca proteger el derecho a la salud de los menores.

La Xunta de Galicia ha aprobado una ley que obligará a las familias a vacunar a sus hijos si quieren que éstos vayan a las guarderías públicas. La medida, que ahora tendrá rango de ley, ya se aprobó hace unos meses y afectaba solo a las escuelas infantiles públicas de la red A Galiña Azul. Tras su éxito sin apenas incidencias durante este mes de junio en el que los pequeños debían matricularse para el curso siguiente, la Xunta ha decidido extender ahora el decreto a todas aquellas guarderías financiadas con fondos públicos, es decir, las del Servicio Gallego de Salud (Sergas), las municipales, las de iniciativa social o las de las universidades.

No obstante, la nueva ley no puede aplicar esta obligatoriedad a las guarderías privadas. Eso sí, la Xunta exige que los formularios de inscripción reflejen si la escuela establece como requisito la vacunación de los niños o si, por el contrario, prescinde de él. Así, los padres serán conocedores de qué guarderías permite la escolarización de los menores sin vacunar.

Las vacunas que se pedirán a las familias de los pequeños serán las que recoge el calendario aprobado por todas las Comunidades Autónomas, que incluyen todas aquellas desde los dos meses de edad hasta los 14 años, y que no son obligatorias aunque sí totalmente gratuitas. Las inmunizaciones de los dos meses son dos: la hexavalente y la neumocócica conjugada.

De esta forma, Galicia se convierte en la primera Comunidad Autónoma que aprueba una ley de este tipo, después de darse casos en los que los Tribunales Superiores de Justicia de Cataluña y La Rioja dieron la razón a escuelas infantiles que se habían negado a admitir a niños en sus centros porque no estaban vacunados. Por ejemplo, hace unos meses el Ayuntamiento de Maresme (Barcelona) se negó a matricular a un niño en una guardería municipal por este motivo. Tras la denuncia de los padres por considerar que esta decisión vulneraba varios derechos fundamentales del menor, entre ellos el de la libertad ideológica, la Justicia dio la razón al Ayuntamiento considerando que “la familia, olvidando los derechos de los demás, entiende que su derecho a asistir a la guardería es superior al derecho a la salud del resto de los niños”.

El nuevo decreto también contempla excepciones que se aplicarán a aquellos niños que por motivos de salud no puedan ser vacunados. En estos casos, para que el menor pueda ser admitido en la guardería, los padres deberán presentar un informe médico oficial en el que conste por qué no puede vacunarse y de qué vacunas se tratan, así como si se trata de una situación temporal o permanente. El informe médico entonces será llevado a salud pública donde los profesionales de la Administración sanitaria lo analizarán.

Por otra parte, la nueva ley recogerá otras medidas como la garantía de que los edificios públicos incluyan cambiadores de pañales en los baños de hombres o la creación de ayudas públicas para las familias numerosas, con el fin de que puedan obtener descuentos a la hora de comprar un coche o vivienda.

Continúa leyendo