Un niño de 6 años podrá caminar gracias al primer exoesqueleto infantil del mundo (y ha sido en España)