Niños

Monroe, la hija de Mariah Carey, hace su debut como modelo

La hija de Mariah Carey ha interpretado a su madre cuando tenía su edad en un clip de la famosa marca OshKosh B´gosh. Tras la publicación, vuelve a crearse la pregunta de ¿los padres deberían tener límites a la hora de exponer a sus hijos?

Mariah Carey ha asegurado en varias entrevistas que su pequeña Monroe ha heredado su poderosa voz y que se convertirá en su próxima heredera en el terreno musical. Monroe, de 10 años, ha elegido otra carrera diferente y ha preferido debutar como modelo de la mano de la marca OshKosh B´Gosh en la campaña de la vuelta al colegio. En el anuncio, la pequeña interpreta a su madre antes de ser famosa, exactamente cuando tenía la misma edad que ella y soñaba con un futuro siendo compositora y artista para animar a las próximas generaciones a que no corten sus alas y jamás dejen de hacer lo que les gusta.

“Antes de ser iconos, eran niños que se atrevían a imaginar en quién se convertirían algún día. A la próxima generación de íconos: sueña con valentía y transforma ese día en hoy”, esta es la frase estrella que ha publicado el equipo de la compañía OshKosh B´gosh en las redes sociales junto al clip.

Tras la publicación, vuelve a crearse la pregunta de ¿los padres deberían tener límites a la hora de exponer a sus hijos? Las nuevas tecnologías han traído cambios en nuestra vida y tanto los famosos, como otros muchos padres, han decidido publicar fotos de sus hijos sin su consentimiento. Niños que desde que nacen se encuentran en la mira de miles de fotógrafos que buscan captar una imagen de sus rostros para ganar miles de euros. Esto puede acarrear un peligro que muchos olvidan, se conoce como sharenting y viene de la palabra en inglés “share” que significa compartir y de “parenting” que significa paternidad.

¿Qué pasa cuando se cruzan los límites entre lo público y lo privado?

El sharenting aparece cuando los padres documentan y comparten la vida de sus hijos a través de las redes sociales. Es una práctica bastante popular en estos años y que causa controversias debido a las consecuencias que puede acarrear en los niños.

Según Sarah J.Clark, directora asociada de la Encuesta Nacional de la Salud Infantil del hospital de la Universidad de Michigan C.S. Mott Children’s Hospital; “Cuando los niños tienen la edad suficiente para usar los medios sociales por sí mismos, muchos ya tienen una identidad digital creada para ellos por sus padres”. Sarah finaliza diciendo; “Sin embargo, hay posibilidades de que la línea entre compartir y compartir demasiado se haga borrosa. Los padres pueden compartir la información que su niño encuentra vergonzoso o demasiado personal cuando sean mayores, pero una vez que está ahí fuera, es difícil de deshacer. El niño no tendrá mucho control sobre dónde la información termina o quién la ve”.

Celia

Celia Martínez

Detrás de cada niño que cree en sí mismo, hay un progenitor que creyó en él primero. Así que… ¿por qué no construimos a través de la educación y el amor a niños fuertes para no tener que reparar adultos rotos?

Continúa leyendo