Cuidado a tiempo completo

¿Cuidas a tus hijos a tiempo completo? La sensaciones de esta mamá te harán sentir identificada

Una madre nos cuenta, desde su experiencia, las luces y las sombras de dedicarse a tiempo completo al cuidado de los hijos. Quedarse en casa cuidando de los niños a tiempo completo es una decisión que muchas mujeres toman, otras, sin embargo, optan por tratar de conciliar vida familiar con su faceta laboral fuera de casa. Ambas son decisiones muy personales que cuentan con pros y contras.

"Eran las siete de la tarde cuando, impulsivamente, tiré aquellos "bloques de Lego" contra la pared. Un día más había estado sola alrededor de diez horas cuidando, jugando, educando a mis dos hijos. En aquel momento, empezaron a pelearse por los juguetes y fue la gota que colmó el vaso de mi paciencia. Grité, salí corriendo y me encerré llorando en el baño, agotada, pero también arrepentida. Porque las madres que elegimos estar a tiempo completo con nuestros niños sentimos que es con nosotras con quien mejor y más felices están. Pero la realidad no es igual a la expectativa. Aunque los queramos infinitamente, explicarles y pedirles incontables veces lo mismo - no saltar en el sofá, venir a comer, a ducharse, a dormir y tantas otras cosas - no es tarea fácil. Sabemos perfectamente que están aprendiendo todo de la vida, los derechos, los deberes, pero pasar días enteros lidiando con rabietas a cada frustración, a cada límite encontrado me trajo constantes dolores de cabeza que duraron algunos meses en desaparecer. Así que, sí, me canso, les regaño, les grito, tiro los juguetes contra la pared, lloro, rezo.

La verdad es que no he ido nunca a ninguna charla sobre como criar a tus hijos de una manera determinada. Siempre he pensado que todas las familias tienen circunstancias distintas y por eso no hay fórmula mágica. Hay intuición, sentimientos reales, del amor al cansancio. 

De este episodio que cuento ya han pasado muchos meses. A pesar de todo, estoy muy orgullosa de haber conseguido cuidarles yo misma durante sus primeros tres años, a veces al borde de la locura, lo reconozco, pero segura de la decisión que había tomado.

Ahora los dos están en el cole. Esperé mucho la llegada de este momento, poder tomarme un café lentamente, en el silencio, poder retomar proyectos y empezar otros, recuperar mi vida más allá de ser madre. Pero ayer, antes de dormir, lloré y lo hice por una mezcla de la sensación de misión cumplida y de lástima porque, tan pequeños, se iban a quedar tantas horas fuera de su casa.

Sin embargo, en el fondo, creo que me di cuenta de que ya no necesitan ir tan pegaditos a mí. Así que no me queda otra que criarlos para el mundo, como dicen por ahí. Eso sí, fuertes y con la esperanza de que nuestros lazos de amor también lo sean para siempre."

Sabrina Valença, madre y periodista. 

La reflexión y las emociones de esta mamá seguro que hacen sentirse identificadas a otras muchas madres que han tomado la decisión de dedicarse por completo al cuidado de los hijos y también a padres que han decidido hacerlo, ya que no debemos olvidar que hoy en día también hay papás que se encargan a tiempo completo de cuidar de los peques. Una decisión personal, tan válida como no hacerlo. En otras ocasiones hemos contado también el caso de otras mamás que, si pudieran volver a echar el tiempo atrás, no decidirían quedarse en casa al cuidado de los hijos como en su día hicieron. Quedarse en casa cuidando a tiempo completo de los niños es gratificante, pero también tiene momentos duros y difíciles, al igual que del mismo modo tratar de conciliar el cuidado de los hijos con el trabajo fuera de casa es un camino lleno de dificultades. Tanto si cuidas de tus hijos a tiempo completo, como si trabajas fuera y dentro de casa, la clave es tener claro un mensaje: estás intentando hacer lo que consideras mejor para tus hijos y eso es lo importante.

Continúa leyendo