Pareja

Soluciones para arreglar los problemas de dinero en pareja

Que estamos en crisis nadie lo duda. Pero, ¿cómo influye eso en las relaciones de pareja, en el ambiente que se respira en casa y en los hijos? Te contamos 4 casos, con sus posibles soluciones. Sigue leyendo.

Soluciones para arreglar los problemas de dinero en pareja

1. “El negocio va mal y cada vez tenemos más peleas”

Pilar y Juanjo, padres de dos niños de 1 y 3 años, tienen un negocio de hostelería que va de mal en peor desde que empezó la crisis. Ella dice que se siente deprimida y pierde los nervios con facilidad. “Cuando llega el final de mes y vemos que no llegamos , la tensión en casa aumenta. Nos hemos peleado más en estos últimos meses que en los ocho años que llevamos juntos y los niños están muy alterados”.
Cómo abordar la situación:

  • Con la pareja: Sentarse a hablar, centrar el problema, reconocer que es la situación la que altera la armonía y separarla de la relación de pareja en sí misma. Solo así se puede construir un muro psicológico lo suficientemente sólido para evitar que la crisis altere la dinámica familiar.
  • Con los niños: Procurar no discutir por cuestiones económicas delante de ellos y evitar que escuchen frases del tipo: “este mes no llegamos” o “a este paso, nos echan a la calle”, porque pueden tomárselas al pie de la letra.

2. Papá o mamá se han quedado en paro

Esta situación puede presentarse de la noche a la mañana. El doctor Miguel Lázaro, psiquiatra del Hospital Universitario Son Espases, de Mallorca, explica que “más que la cuestión económica, es la falta de trabajo lo que aumenta el estrés y la ansiedad. Y es que el trabajo es algo más que un salario: supone autoestima, independencia, autonomía y pertenencia social”.
Cómo abordar la situación:

  • Con la pareja: Ante todo, no dramatizar. El paro no debe percibirse como una tragedia sino como un contratiempo. La pareja es un equipo y tiene que funcionar como tal. Su apoyo es el mejor antídoto contra el desánimo y también el mejor bálsamo para vencer cualquier dificultad. Conviene pedir ayuda si el estado depresivo se prolonga y llega a ser incapacitante: Todo lo que haga sentirse mejor al padre o a la madre va a redundar en un mejor ambiente familiar.
  • Con los niños: Es muy importante que vean que papá o mamá (o ambos, en el peor de los casos) no se quedan en casa inactivos, deprimidos y desaliñados. Delante de ellos conviene mantener el tipo: mostrarse activo, ( “el trabajo del parado es buscar trabajo”) y evitar una imagen derrotista.

3. “Nuestros hijos ya no tienen extraescolares”

Claudia y Emilio, con tres hijos de 7, 4 y 2 años. A ella acaban de decirle que le bajarán de nuevo el sueldo. “Hemos decidido borrar a los niños de las extraescolares, pero me temo que vamos a tener que hacer cada vez más recortes. No sabemos cómo explicárselo”, comenta la madre.
Cómo abordar la situación:

  • Con la pareja: En primer lugar, hay que evitar recrearse en los aspectos negativos y dar a los cambios que haya que hacer un carácter de normalidad. Todas las emociones son contagiosas, tanto las buenas como las malas. Cuando uno de los dos evalúa los acontecimientos de forma negativa,o se queja mucho, o se apoya demasiado en el otro, este puede sentirse sobrecargado o contagiarse por el desánimo.
  • Con los niños: Si se ven obligados a prescindir de algo que les gusta mucho, les podemos compensar invitando a un amigo a dormir, llevándoles a patinar... Siempre hay alguna alternativa 'barata'.

4. “Nos hemos quedado sin vacaciones”

El pasado verano, más de la mitad de los españoles cambiaron sus hábitos para vacacionar más barato. “Quedarse en casa es un rollo para los niños, pero el pueblo tampoco es la alternativa ideal: hay que compartir el espacio con mis cuñados y al final, surgen roces. ¡Y pensar que hace tres años nos fuimos de crucero!”, se lamenta Adela, madre de dos hijos de 6 y 4 años.
Cómo abordar la situación:

  • Con la pareja: Ante todo, ser realista, dejar de añorar experiencias pasadas y disfrutar de lo bueno que tiene la familia. Hay cientos de cosas importantes ajenas a la crisis y el dinero. Si nos centramos en lo que hemos perdido, notaremos más las carencias y esto acabará maleando el ambiente familiar.
  • Con los hijos: Aprovechar el momento para reajustar los valores familiares, lo que sin duda supondrá una auténtica lección de vida para los niños. Si los padres se fijan en las cosas que de verdad importan, esos pequeños momentos con los que se puede disfrutar mucho (un picnic en el parque cercano a casa, una excursión nocturna con amigos a ver las estrellas, etc), el impacto por lo que se ha dejado de hacer será menor.

Asesora: Laura García Agustín, psicóloga.

 

Etiquetas: familia, hombre, madre, mujer, padre, pareja

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS