Relaciones sexuales

Causas más comunes de sentir dolor en las relaciones sexuales

Si temes el momento de mantener relaciones sexuales porque siempre (o casi siempre) sientes dolor durante y/o después, sigue leyendo porque te contamos las causas más comunes para que le pongas solución.

Aunque muy pocas veces es motivo de consulta por la vergüenza o el tabú que gira a su alrededor, sentir dolor durante las relaciones sexuales es algo bastante habitual y no, no debe ser considerado como algo normal.

De acuerdo a los datos extraídos por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, la dispareunia o dolor en la penetración afecta a alrededor del 20% de las mujeres y no hay una única causa, por lo que el tratamiento dependerá del origen de este dolor.

“Es importante que la paciente comparta su problema o preocupación con la pareja y que ambos busquen ayuda en un profesional”, argumentan.

causas dolor relaciones sexuales
Fuente: iStock

Aunque los hombres pueden experimentarlo, lo cierto es que es un dolor que experimentan más ellas que ellos. Un dolor que, sobre todo, suele aparecer en el momento de la penetración sin aparente causa justificada. Aunque, después de investigar y analizar, hemos llegado a la conclusión de que existen diferentes causas comunes que vendría bien saber. Sobre todo, para poderlas consultar con el ginecólogo y ponerles solución cuanto antes.

Vamos a intentar explicar, basándonos en aspectos científicos, esas causas más comunes con el fin de conseguir que un momento de placer no se convierta en un auténtico infierno para nadie.

El dolor en las relaciones sexuales puede ser causa de endometriosis

Posiblemente, sea una de las enfermedades del aparato reproductor femenino más infradiagnosticadas en la actualidad. Y es que, sus síntomas están siempre asociados a los síntomas normales de la menstruación (cólicos, sobre todo). “Sin embargo, en el 50% de las chicas, ese dolor puede ser endometriosis”, nos aseguraba hace unos meses la sexóloga Irene Aterido.

Se trata de una enfermedad que afecta al endometrio, el tejido interior del útero, que se concentra en otros lugares aparte de él (como los ovarios o las trompas de falopio).

Además de esos cólicos a los que nos referimos, otro de los síntomas más habituales de la endometriosis es la dispareunia, o el dolor en las relaciones sexuales, que en este caso se siente en la vagina, la zona pélvica o hacia el recto, como un dolor profundo.

La solución depende del estado en el que se encuentre la enfermedad. Puede variar desde fármacos hasta cirugía.

El vaginismo: la enfermedad silenciosa que puede provocar dolor en la penetración

El vaginismo ha estado siempre considerado una enfermedad psicológica pero, lo cierto, es que va más allá. Llamamos así a la contracción involuntaria e inconsciente de los músculos de internos de la vagina que impiden por completo o casi por completo la penetración en el acto sexual. Ello derivando en problemas de autoestima y de dinámicas sexuales.

Aquí no existe dolor en la penetración, ya que esta es prácticamente imposible.

Aunque, como decimos, siempre ha estado asociado a causas psicológicas, en los últimos tiempos se han publicado estudios que encontrarían la causa en la hiperactividad del suelo pélvico o la sensibilización del sistema central.

Por suerte, tiene una alta tasa de éxito al tratamiento, así que, aunque puede ser un problema preocupante, es importante detectarlo cuando antes para ponerlo solución. Para ello hay que asistir a especialistas como los sexólogos, fisioterapeutas expertos en suelo pélvicos o ginecólogos.

¿Sabías que existen problemas genéticos que pueden afectar al placer sexual?

Efectivamente, algunas malformaciones vaginales, cicatrices de alguna intervención, alguna enfermedad pélvica no diagnosticada o el dolor crónico de la vulva (conocido como vulvodinia) pueden ser causas de dolor durante la penetración.

De aquí la importancia de contar absolutamente todo al ginecólogo en cada una de las visitas.

Cuestiones de compatibilidad con la pareja

No es menos importante hablar de la falta de compatibilidad y comunicación con la pareja sexual, pues de ello se desencadenan otras de las causas más frecuentes de dispareunia.

Hablamos, por ejemplo, de la falta de lubricación desencadenada de la baja estimulación sexual previa, de algunas posturas sexuales que pueden causar más dolor que otras o de prácticas que no sean placenteras para la mujer.

Es importante comunicar a la pareja con qué nos sentimos más cómodas y qué cosas preferimos evitar a fin de que el acto sea placentero para todas las partes.

Infecciones de la mujer

La vaginitis, la infección por cándida, algunas enfermedades de transmisión sexual como la clamidia pueden provocar dolor en la penetración.

Otras causas, aunque no tienen que ver con la infección, pueden ser:

  • La sequedad vaginal (que se produce sobre todo después del parto y la menopausia o con ciertos fármacos)
  • La congestión pélvica
  • Cicatriz del parto o episiotomía
  • Una cesárea
Marta Moreno

Marta Moreno

La responsable de la web de Ser Padres está especializada en temas crianza, infancia, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo. Es graduada en Periodismo y en Publicidad y Relaciones Públicas con máster en Marketing Digital, Comunicación y redes sociales.

Continúa leyendo