Relaciones de pareja

¿Cómo ayudan los juegos eróticos a mantener la ilusión en pareja?

Independientemente de que la pareja esté o no en crisis, los juegos eróticos pueden convertirse en una excelente herramienta para conocer más íntimamente a la pareja, y reavivar la relación más apagada.

Todas las parejas pasan por alguna crisis en algún momento. Algunas al comienzo, otras a mitad, y el resto un poco más tarde. Si bien es cierto que estas crisis no suelen ser tan comunes en los primeros meses, a medida que la llama del amor disminuye, y la monotonía hace acto de presencia, es absolutamente normal que las sensaciones pueden no ser las mismas. 

En cada fase de la vida, en cada nueva situación, podemos elegir continuamente entre seguridad, cotidianidad y previsibilidad, o bien, entre la aventura y el desafío. Si nuestra pareja, por ejemplo, tiende a la seguridad, es posible que pueda caer en un trance tremendamente negativo de monotonía, que embota la mente y mata al espíritu. Pero su contrario no es ni mucho menos positivo, dado que pueden agotar de forma severa sus diferentes recursos, y acabar viviendo en un caos impredecible. Lo óptimo, si tenemos ambas perspectivas en cuenta, es encontrar el correcto equilibrio entre estas dos opciones.

En el caso de las relaciones íntimas, es necesario equilibrar mutuamente tanto los conflictos propios como los de la pareja. Al comienzo de una nueva relación, ambos están muy dispuestos a aceptar cualquier aventura, y se sienten atraídos por el desafío de descubrirse, por lo que casi de forma continua están experimentando nuevos sentimientos, acciones y pensamientos. En un principio, prácticamente ningún miembro de la pareja piensa si la relación durará o no. Simplemente las necesidades relacionadas con la comodidad / seguridad aún no son tenidas en cuenta.

Sin embargo, a medida que los dos miembros de la pareja se conocen, y la tasa de nuevos descubrimientos baja, es común que se preocupen más por el futuro de la relación en sí. A largo plazo, es normal sentirse aburrido, especialmente a medida que se avanza en el día a día. Y, en la mayoría de las ocasiones, ese aburrimiento se traslada igualmente a las relaciones más íntimas. 

De repente, un miembro de la pareja puede no tener tantas ganas, o no apetecerle tanto como antes. Y lo que es aún peor: cuando se desea mantener la relación, si no se hace nada por volver a encender la llama de la pasión, difícilmente perdurará. Es cuando nos encontramos con los juegos eróticos, que en determinados momentos pueden ser de muchísima ayuda (independientemente, eso sí, de que la pareja pueda o no estar en crisis).

¿Sabes qué son exactamente los juegos eróticos y por qué pueden ayudar?

No hay duda: enamorarse es, tal vez, el mayor apogeo de la naturaleza. Solo con ver a nuestra pareja podemos sentir cómo el corazón se acelera, la caja se enrojece y las piernas se debilitan. 

Y aunque las películas de Hollywood han causado bastantes problemas en este sentido, al intentar convencernos de que nos sentiremos así para siempre, la realidad es que el romance intenso tiene una fecha de vencimiento absolutamente para todos. ¿En la mayoría de las ocasiones? Lo común es que la pasión dure dos o tres años, como máximo. 

En definitiva, el romance nunca durará toda la vida, por lo que para vivir una relación de la manera más saludable y óptima posible, es esencial aceptar que enamorarnos solo se trata de una fase más que tarde o temprano desaparecerá. Si lo aceptamos desde un primer momento, posiblemente seremos personas más felices.

Pero siempre hay algunas herramientas útiles que pueden ser de mucha ayuda a la hora de volver a avivar la pasión. Es el caso de los juegos eróticos, que se convierten en el preludio de la relación íntima, y que pueden ayudar a estimular la mente, jugando con situaciones y / o fantasías que sacan a la pareja de situaciones comunes.

Con estos juegos, por ejemplo, es posible desafiar la mente mientras erotizamos nuestro cuerpo en el proceso, y son actividades que ayudan a la pareja a reinventar su propia intimidad. Desaparece la monotonía y, poco a poco, se consigue reavivar la pasión, ya que la relación de pareja revive, y se logra una mayor unidad en prácticamente todos los niveles: nos ofrece la posibilidad de descubrir nuestra propia fisiología, conocer las zonas erógenas, conocer el cuerpo… 

Eso sí, no debemos olvidarnos de algo esencial: son la comunicación, el interés y la imaginación los factores que nos ofrecen la posibilidad que una relación de pareja sea lo más satisfactoria posible. Y los juegos eróticos, por ejemplo, pueden convertirse en una estrategia simple y sencilla de probar nuevas experiencias y redescubrir al otro en el plano más íntimo de la relación.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo