Celebración en familia

Cómo hacer partícipe a tu hijo el día de vuestra boda

Hemos ordenado una lista larguísima de ideas entre los preparativos de la boda, durante la ceremonia y durante la cena y el baile. Ojalá os sirva de inspiración.

Foto: iStock
Foto: iStock

No hace tanto que asistir a una boda en la que los novios ya fueran padres era algo inusual pero la tradición cultural arraigada por la cual la maternidad y la paternidad debían llegar después de contraer matrimonio -como independizarse- ya no está tan extendida.

Prueba de ello es que actualmente es muchísimo más habitual que los hijos e hijas de los protagonistas del enlace estén presentes en el mismo. ¿Es tu caso y estás pensando cómo hacerles partícipe de vuestro gran celebración familiar? Quizá estas ideas te sirvan de inspiración.

Antes de empezar los preparativos

Puede ayudarte en la pedida. Aprovechando que hay peques en casa, podéis planificar una pedida de mano distinta a la canónica. Aquel de los dos miembros de la pareja que quiera dar el paso, puede proponer una alianza a su hijo o hija para que el momento sea más especial si cabe. Lo suyo en este caso es que tengáis la seguridad de que la respuesta será afirmativa. Si no es así, quizá sea mejor no arriesgar a que produzca un momento muy incómodo… 

En los preparativos

  • Reportaje preboda: son muy habituales en los últimos años los reportajes fotográficos preboda. Este tipo de fotos adornan las paredes de muchísimas casas de parejas que se van a casar o que ya lo han hecho y el hecho de tener hijos en la familia hace que las posibilidades para el fotógrafo sean mayores. Además, lo pasaréis en grande haciendo de modelos.
  • Invitaciones de boda: es uno de los aspectos en los que más pueden ayudar los peques de la casa. Olvidaros de invitaciones clásicas y formales y optar por algo mucho más personal. Un dibujo suyo decorando, una foto familiar o utilizar su tipografía para replicarla en todas las invitaciones son tres de los detalles que podéis explorar.
  • Prueba del menú: otro día grande en los preparativos es ir a probar y escoger el menú. ¿Por qué no le lleváis con vosotros? Y si encima tiene edad suficiente para aportar un mínimo de criterio, será una opinión muy fiable más a tener en cuenta en la decisión. Incluso puede diseñar el menú infantil, ¿por qué no?
  • Detalles a los invitados: si tenéis tiempo y ganas, podéis optar por hacer detalles a mano para los invitados y en ese proceso puede ser capital la aportación de los menores de la casa. Por ejemplo, hacer marcapáginas, o pequeños agradecimientos personales para cada invitado si no es larga la lista. Da igual el tipo de detalle porque el valor se lo aporta el hecho de que sea artesanal y hecho por los peques.
  • La decoración: si podéis elegir parte de la decoración del jardín del cóctel, del salón de la cena o comida o incluso del espacio en el que se vaya a desarrollar la ceremonia, hacerles partícipes de ello a los peques. Lógicamente, la decisión final es vuestro, pero les encantará saber que se tiene en cuenta su opinión.

Durante la ceremonia

  • Carteles divertidos: se ha puesto de moda últimamente que los niños y niñas que tienen un protagonismo especial en el enlace lleven colgados carteles en clave divertida, “gamberra” incluso en algunos casos, romántica en otros. Pueden, por ejemplo, anunciar la llegada de la novia si van delante de esta, trasladar un mensaje bonito a sus padres y hasta vacilar al personal con algo así como un “Yo sigo soltero o soltera”.
  • Acompañaros al altar: tanto si la ceremonia es religiosa como si no lo es, seguramente habréis diseñado el clásico paseíllo entre los invitados. En ese caso, es imprescindible que si tenéis hijos os acompañen. Se sentirán muy importantes y muy orgullosos, y la emoción (en algunos también los nervios) serán protagonistas en sus rostros. Tan solo hay un motivo por el cual no hacerlo: que ellos no quieran por el motivo que sea. Preguntadles en todo momento si quieren.
  • Rituales o lecturas: dependiendo del tipo de boda que celebréis se puede dar el caso de que haya un espacio reservado para un pequeño ritual o para algunas lecturas de seres queridos. Lógicamente, la edad de vuestro hijo marcará si puede participar en este tipo de iniciativas, pero tenedlo en cuenta en caso de que sea lo suficientemente mayor para ello.
  • Confiadles las alianzas: tenedle muy cerca vuestro durante la ceremonia y confiadle alguna misión única, especial. La más indicada, que guarde las alianzas, el símbolo más potente de lo que representa una boda, hasta que llegue el gran momento de utilizarlas. 

Durante la cena

  • El primer baile: se reserva habitualmente para la pareja, pero si hay peques en casa, que sea en familia. También podéis montar una especie de coreografía en la que dé tiempo a ambas cosas. Será la mejor forma de meter a los invitados en el ambiente festivo del momento.
  • Que repartan los regalos: tanto si son hechos por ellos como si no, suele gustarles ocuparse de tareas importantes, y dar los regalos lo es. Así podrán saludar a todo el mundo uno por uno.
  • Rincón de juegos: tendréis que haberlo preparado mínimamente antes de que llegue el día del enlace. Puede ser improvisado, simplemente con algunos de los juegos o actividades favoritas de vuestro hijo, o puede ser simplemente dedicar un rato del baile a los peques y que elijan la selección musical de ese espacio, pero en cualquier caso, les encantará que sus padres también les dediquen un rato en exclusiva durante un momento tan importante como su boda. 

Después de la boda

¿Por qué no hacéis un álbum casero de fotos? Esta costumbre se ha perdido con la digitalización, pero a los peques les encantan las fotos familiares, así que preparad una selección del gran día y diseñad en familia un álbum que podáis guardar como oro en paño. Mejor incluso, que lo guarden ellos, que sea suyo para siempre. 

 

Vídeo de la semana

Continúa leyendo