Prácticas sexuales

Lactancia erótica, ¿darías el pecho a tu pareja?

3 minutos

Los pechos y, en concreto, los pezones, son una zona muy erógena del cuerpo de la mujer. Su aspecto caracteriza la sexualidad, es fuente de vida pero también de placer erótico. Por esto mismo, no es de extrañar que se incluyan en las diferentes prácticas sexuales y no queden en un segundo plano, durante la lactancia.

lactancia erotica

Placer al  amamantar a la pareja

Muchas mujeres pueden sentir placer al dar de mamar a su hijo, incluso llegar al orgasmo. Esto es una respuesta natural, totalmente fisiológica, que no debe ser juzgada ni puesta en cuestión. Cada cuerpo es único y cada uno experimenta las sensaciones de forma diferente; el cuerpo tan solo es un conductor. Por su parte, también habrá mujeres que apenas tengan sensibilidad en ellos o que la pierdan en el momento de alimentar al bebé.

Si bien, como toda la superficie de nuestra piel, los senos son capaces de proporcionarnos un gran placer, sobre todo al contener un gran número de terminaciones nerviosas. Además, su forma genera una gran atracción, tanto a las mujeres como a los hombres, por lo que siempre son incluidos durante las prácticas eróticas. Pueden sujetarlos, lamerlos, chuparlos, e incluso pueden optar por otro tipo de juegos como el utilizar pequeñas tenacillas o el derretir chocolate caliente sobre ellos. Dan lugar a la imaginación y a que toda persona decida probar y experimentar con ellos.

Así que no es de extrañar que durante muchos años hayan formado parte de la erótica humana. El hecho de incluir el amamantamiento en la pareja, es solo una opción más. Lamentablemente, ha sido incluido dentro de las parafilias, consideradas “desviaciones diferentes a la norma”, pero lo cierto es que es una práctica muy habitual, que realizan muchas parejas.

¿Qué opinan las parejas de esta práctica?

Lo cierto es que este juego erótico puede excitar tanto a la mujer como al hombre. Al igual que el sexo oral en la zona genital, la lactancia erótica estimula el disfrute y las sensaciones corporales, da rienda suelta al deseo y la pasión, pero también puede generar un gran vínculo de intimidad.

Un caso muy conocido es el de Jennifer Mulford, una mujer americana que confesó dar de mamar a su novio de 36 años afirmando que esta práctica los unía más, como si de un vínculo mágico se tratara.

A parte del placer y del vínculo o intimidad que pueda generar, diferentes asociaciones como la entidad Breastfeeding Medicine Academy de Los Ángeles, California, afirman que la leche materna es un suplemento nutritivo que mejora el rendimiento físico de los adultos. Sin embargo, se necesitan de más estudios e investigaciones al respecto.

En definitiva, lo que quiero decir con todo esto es que esta práctica es una opción más dentro de la erótica. Cada persona, o cada pareja, deberá evaluar si está interesada en probar y experimentar con ella. No obstante hay que tener en cuenta que no es conveniente intentar provocar la producción de leche si no es de forma natural, con la llegada de un bebé, ya que puede causar desarreglos en el cuerpo de la mujer.

raquel graña

Raquel Graña, psicóloga, coach educativa y sexóloga por la Universidad Camilo José Cela de Madrid. Colabora con diferentes medios de comunicación como Muy Interesante y Ser Padres.

Además, dispone de su propia página web: Íntimas conexiones

 

X
Además, dispone de su propia página web: Íntimas conexiones

Etiquetas: hombre, lactancia, mujer, pareja, sexo

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS