Pareja

Pon a prueba la sensualidad de tu relación de pareja

Caricias, mimos, abrazos, miradas cómplices llenas de intensidad… A todos nos encanta el lado más sensual del amor romántico. Descubre con este test qué grado de sensualidad mantenéis en tu pareja.

0 / 0
¿Cómo anda la sensualidad en tu pareja?

1/7 En la cama, a cada uno le gusta hacer lo que complementa al otro.

abrazados_en_pareja

2/7 Dormimos abrazados y nos gusta darnos mimos por la noche.

en_pareja

3/7 A menudo es suficiente con que uno de nosotros tome la iniciativa para que el otro se ponga en acción.

fantasias

4/7 En nuestra pareja, hablamos abiertamente sobre nuestros deseos y fantasías sexuales.

5/7 Ambos nos sentimos muy cómodos cuando tocamos con ternura.

6/7 Si uno de nosotros expresa un deseo sexual, el otro responde de manera positiva.

7/7 Cuando nos vamos a dormir juntos, ambos nos excitamos sexualmente.

Ves tu relación plena de sexualidad

plena sensualidad

Incluso si ahora pasáis menos tiempo juntos en vuestro día a día, vuestra relación no se resiente. Todavía sois capaces de expresaros físicamente vuestro amor en los grandes momentos y en los pequeños gestos, y eso vale mucho. ¡Enhorabuena!

Recuerda que el amor es más que sexo

más que sexo

No se puede negar, os gustáis mucho. Pero… ¿os lo demostráis con suficiente frecuencia? No estamos hablando de tener relaciones sexuales cada dos días. ¿Le decís al otro las cosas que os gustan de él, lo bien que hace esto o aquello? Una palabra amable, un gesto cariñoso, nos ayudan a sentirnos mejor con nosotros mismos y con la persona con la que compartimos nuestra vida. La ternura hace los problemas más livianos y la vida más feliz.

A tu relación le sentaría bien que expresárais vuestro amor más a menudo

más amor, más a menudo

Os vendría bien recordaros más a menudo y con más intensidad cuánto os queréis. Esto no quiere decir necesariamente tener más sexo. Hablamos también de cuidar las palabras, las miradas, los cumplidos… El espacio que dejan libre la ternura y la sensualidad, lo suelen ocupar conflictos que, con un poco más de calor, no tendrían tanta importancia. No midas tus gestos, regálalos y te los devolverán multiplicados.