Desescalada

10 claves para mantener el bienestar en la familia en tiempos de desescalada

Estamos en plena desescalada y es importante tener algunos consejos en cuenta para poder mantener el bienestar de la familia en este proceso. Empezamos a retomar algunas actividades o hábitos, pero es necesario hacerlo con cautela. Nos dan las claves desde la Escuela Infantil El Mundo de Mozart.

bienestar familia
Foto Istock

Durante el confinamiento hemos necesitado más que nunca dar estructura a nuestro día a día familiar, encontrar soluciones a los problemas que podían surgir, tener pautas de funcionamiento claras para todos los miembros de la familia y mantener la calma.

A medida que iban pasando los días, quizás hemos sido más flexibles con el uso de las pantallas e incluso hemos dejado atrás algunas rutinas que ya estaban bien implantadas en casa. Ha sido complicado para todos y en algunos casos hemos notado el cansancio, sobre todo, emocional, que ha implicado el confinamiento.

Y ahora volvemos a retomar algunas de las cosas que habíamos dejado a un lado, volvemos poco a poco a ver a nuestros familiares y amigos. Muchos padres y madres vamos volviendo a trabajar y en algún momento, nuestros hijos volverán al colegio. El verano se presenta incierto y las vacaciones también. De nuevo estamos ante una situación que nunca hemos vivido antes y con una importante dosis de incertidumbre.

Leticia López Valero, coordinadora de la escuela infantil El Mundo de Mozart, madre de 2 hijos de 2 y 7 años, nos cuenta cuál es su mayor preocupación para gestionar las fases de desescalada en relación a su familia: “Ahora que vamos camino de la fase 2 mi mayor inquietud es a la hora de estar con otras personas, de quedar con amigos o familiares, donde hay que poner en práctica todas las medidas. Por otro lado, ya necesitábamos un cambio, estamos cansados “psicológicamente” de la situación y nos cuesta más el día a día, sobre todo a los niños y a mí. Yo echo mucho de menos mi día a día, que ha cambiado por completo de un día para otro. Otro reto diario a nivel familiar es gestionar la convivencia diaria entre mis dos hijos. En este tiempo estamos viviendo los celos entre hermanos, que con esta situación han ido en aumento, y la verdad que es agotador”.

La situación que está viviendo Leticia es común para todo el mundo por eso necesitamos cuidar nuestra mente, nuestro cuerpo y nuestras emociones y ayudar a los más pequeños y a nuestros adolescentes a hacerlo también. Nuria Rodríguez Font, fundadora de Positive Discipline Lab, miembro del Board de la Positive Discipline Association de USA, comparte con nosotros 10 claves que nos ayudarán a mantener el bienestar en la familia en tiempos de desescalada:

1. Explica a tus hijos que sigue habiendo incertidumbre sobre lo que va a pasar, lo que podremos hacer y cuándo lo podremos hacer y háblales también de las certezas que ya tenemos. Las cosas que sí se pueden hacer y qué precauciones debemos tomar para que la desescalada sea positiva para todos. Debemos darles seguridad y decirles que papá y mamá estarán atentos a los cambios y noticias que pueda haber y que las compartiremos con ellos.

2. Utiliza las preguntas de curiosidad con tus hijos para saber qué emociones está sintiendo y cómo lo están viviendo. Habrá niños o adolescentes que tienen miedo, que no quieren salir y podemos ayudarles poco a poco a recuperar la confianza proponiéndoles pequeñas acciones. Y habrá otros niños y adolescentes que no podrán controlar sus ansias de salir y reencontrarse con los amigos. Tendremos que escuchar sus necesidades y plantear juntos soluciones que sean aceptables tanto para ellos como para nosotros, los padres.

3. En ambos casos necesitarán nuestra comprensión y será importante validar sus emociones sin juicio. Una vez ellos se sienten escuchados, estarán más dispuestos a escucharnos a nosotros.

4. Necesitaremos ser flexibles. Estamos ante una situación excepcional que es nueva para todos, para nuestros hijos y para nosotros. Es necesario saber adaptarse a las necesidades que vayan surgiendo y entender que hay algunas prioridades que han cambiado y que no debes pelear todas las batallas. Elige las que más contribuyan al bienestar de todos los miembros de la familia.

5. Realiza reuniones familiares semanales. Inícialas con una rueda de agradecimientos y reconocimientos a todos los miembros de la familia. Aprovecha ese momento para que cada uno haga balance de cómo le ha ido la semana compartiendo algo nuevo que haya podido hacer. En la reunión se pueden plantear los problemas que vayan apareciendo en el día a día y buscar soluciones entre todos. Las reuniones durarán entre 10 y 30 minutos como máximo.

6. Sé un modelo de calma y autocontrol. Si tu mantienes la calma, ayudarás a los demás miembros de la familia a mantenerla también y a volver a ella en los momentos de crisis. Reserva para ti espacios de silencio, meditación o cualquier otra actividad que tengas ganas de hacer y que te proporcione bienestar. Solo podrás cuidar a los demás si tú te cuidas y te encuentras bien.

7. Probablemente sea momento de volver a establecer límites. Recuerda hacerlo con amabilidad y firmeza, es decir, respetando las necesidades del niño, del adulto y de la situación.

8. Recupera algunas de las rutinas que durante el confinamiento se han desdibujado y mantén las que has conseguido implementar y que os han funcionado. Las nuevas, créalas con ellos. Si son niños pequeños podemos crear la rutina con fotos suyas haciendo lo que toca en cada momento. Hacerles partícipes de la creación de la rutina hará que la sientan suya y por lo tanto que con mayor probabilidad estén dispuestos a cumplirla, o como mínimo a intentarlo.

9. Promueve una alimentación sana y establece o mantén las rutinas de ejercicio físico individual o en familia. Respeta los horarios de sueño. No levantarse más tarde de las 9h e ir a dormir a una hora prudente asegurando un mínimo de 8 horas de descanso.

10. Y por último, planifica actividades de ocio en familia. Hazlo conjuntamente con tus hijos y decidid qué cosas vais a hacer para pasarlo bien.

Tenemos que asegurar que la desescalada sea responsable, ejemplar y beneficiosa para todos. Cada uno de los miembros de la familia puede contribuir a este reto que tenemos para toda la sociedad. Así se lo tenemos que explicar a nuestros hijos para que ya desde bien pequeños sientan que ellos tienen la capacidad de influir y mejorar la sociedad en la que vivimos.

Artículo elaborado por Núria Rodríguez Font, fundadora de Positive Discipline Lab, miembro del Board de la Positive Discipline Association de USA

Vídeo de la semana

Continúa leyendo