Consejos prácticos

10 consejos para no perder a los niños

Los niños tienen un sentido del tiempo, del espacio y del peligro muy limitado. Por eso existe el riesgo de que se despisten y se extravíen en la calle o en un centro comercial.

niño_perdido

Quien ha pasado por el susto de perder a un hijo sabe que basta un segundo para que ocurra. De pronto el niño está a tu lado y de pronto ha desaparecido de tu vista, ya no está. ¿Dónde se ha metido? ¿Se lo habrá llevado alguien? ¿Qué le puede haber pasado?

Para evitarlo:


1.    De la mano de papá o mamá. No hace falta que vaya así todo el tiempo (además no querrá), pero sí cuando se lo pidas, por ejemplo cuando caminéis por un centro comercial lleno de gente.

2. Ahora toca un ratito en la silla de paseo, o en el carro de la compra. Así estará otro tiempo controlado. Si es más mayorcito, dile que es tu ayudante y el encargado de meter las cosas que le vayas dando en el carro. Así estará entretenido y cerca de ti en todo momento.

3. Con mil ojos encima, sin que se note. En los momentos en que no vaya de tu mano, extrema la vigilancia, pero sin prohibirlo todo, para que el niño desarrolle sus propios recursos y vaya ganando autonomía.

4. Sal con refuerzos. Si el niño es muy inquieto y vas a un sitio concurrido (una feria, un desfile…), pide a otro adulto que te acompañe. No confíes su cuidado a los hermanos mayores que aún no pueden responsabilizarse.

5. Vístele de rojo, de azul chillón o de cualquier color llamativo y fácil de ver a distancia cuando vayas a algún lugar donde el riesgo de extravío sea mayor. Eso facilitará su rápida localización si se despista.

6.Me llamo Juan y tengo dos años”. Enséñale a pronunciar alto y claro su nombre y apellidos.

7. ¡Pies quietos! Explícale que si en algún momento se da cuenta de que no ve a papá y a mamá, que no se mueva del sitio. Vosotros iréis a buscarle.

8. Acordad un punto de encuentro. Elegid entre los dos un sitio llamativo al que sea fácil llegar. Luego, explícale que si se despista debe ir allí. Esta recomendación funciona con los más mayorcitos de cinco o seis años. 

9. ¡Policía! La recomendación de dirigirse a un policía o un guarda de seguridad es eficaz a los cinco o seis años, cuando los niños comienzan a conocer el entorno social y a distinguir los uniformes. A los más pequeñitos se les puede decir que avisen a una mamá; es decir, cualquier señora que vaya con niños.

10. Sus datos a mano. Las medallitas de plata que antiguamente llevaban los niños colgadas al cuello con su nombre han dejado paso a distintos modelos de pulseras con información de lo más variada: el teléfono de los padres, alergias a medicamentos o a alimentos, cualquier enfermedad o dolencia…

Las de Stikets por ejemplo, son de material textil y llevan un cierre permanente de seguridad. Son resistentes al agua, 100% personalizables y tres unidades cuestan 6,95 €. Los brazaletes de Codylife UNO valen 2,95 € y tienen un código QR que almacena una ficha con datos de interés durante 30 días.

¿Y si aún así se pierde?

  • Lo primero es mantener la calma. Mientras le buscas, di su nombre en voz alta y describe su ropa, para alertar a la gente de que se ha perdido un niño.
  • Si estás en la calle, antes de echar a correr sin saber a dónde, piensa dónde ha podido ir. ¿Qué lugares suelen llamar su atención? (el escaparate de una tienda de mascotas, una pastelería, una juguetería…).
  • Si estás en un espacio cerrado, busca un vigilante y pide que avisen del extravío del niño por megafonía. Los servicios de seguridad de los centros comerciales tienen protocolos de actuación para estos casos.
  • Cuando lo encuentres, trata de no ponerte nerviosa y no le regañes ni le castigues. Es el momento de demostrarle lo mucho que te alegras de haberlo encontrado. Más tarde, cuando todos estéis más tranquilos, analizad qué pasó y qué hacer para que no vuelva a ocurrir.

Etiquetas: 2 años, 3 años, 5 años, 6 años, educación, familia, niña, niño, padres

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS