Vacaciones con niños

Consejos para vivir unas vacaciones en familia ‘sin perder los nervios’

¿Vacaciones con niños? Sí, no solo son divertidas, imprevisibles e inolvidables. También son muy útiles para reforzar los lazos con nuestros hijos, salir de nuestra zona de confort, entrenar el optimismo, encontrar el equilibrio y permitir que los pequeños aprendan de los mayores, y... viceversa. ¿Quieres saber cómo? Sigue leyendo

¿Estáis a punto de cerrar las maletas y marcharos de vacaciones en familia? ¿Habéis optado por hacer un viaje con vuestro(s) hijo(s)? Si es así, lo que os vamos a contar a continuación os interesa para que los días o semanas que paséis lejos de casa sean lo más fructíferos posibles a la hora de estrechar lazos familiares y disfrutar de un merecido descanso, dejando los conflictos y los momentos de estrés a un lado. Y es que, aunque parezca imposible, ese estrés y esos conflictos pueden aparecer incluso en vacaciones si éstas no están bien planificadas.

Si os estáis preguntando cómo se lleva a cabo una buena planificación, la respuesta para empezar pasa por elegir bien tanto el destino y el alojamiento como las actividades que vais a hacer y que han de convenceros a vosotros, adultos, y a vuestros hijos para que la frustración no haga mella en vuestro estado de ánimo y nadie tenga que renunciar a todas sus expectativas. ¡Ojo! Eso no quiere decir que tengáis que hacer todo lo que todos queréis. ¡Sería una locura y además bastante (por no decir del todo) imposible!

Eso significa que tenéis que estar dispuestos a salir de vuestra zona de confort. Tened en cuenta que las vacaciones son el mejor momento para hacer cosas nuevas y vivirlas con la familia consolidando y revalorizando así vuestras relaciones.

En esa disposición tenéis que estar también decididos a disfrutar de los momentos felices sabiendo que no hay que recurrir a la felicidad a toda costa durante las vacaciones. Sencillamente hay que vivirla según vuestros valores para que las pequeñas frustraciones o dificultades tengan un peso relativo.

Durante los días que estéis fuera, os invitamos también a entrenar el optimismo. En línea con la recomendación de Evaneos, plataforma que permite a los viajeros contratar viajes hechos a medida con agencias locales en el extranjero, en las vacaciones debéis tratar de priorizar el optimismo frente a eventuales problemas que os puedan surgir. Si vosotros estáis optimistas, lo más probable es que vuestros peques también lo estén.

¡Importante! No os olvidéis de vivir experiencias juntos. Ésta es una de las mejores maneras de construir una relación emotivamente significativa que unirá a los miembros de vuestra familia, creando recuerdos compartidos y consolidando el vínculo.

El riesgo de idealizar las vacaciones

Para que las vacaciones con vuestros hijos sean un éxito también es importante que no las idealicéis. Y es que según recuerdan desde Evaneo “sucede con frecuencia que la expectativa creada en torno a las vacaciones se transforma en desilusión, porque algunas cosas pueden no salir como se imaginaba”. Si es vuestro caso, acordaos: ¡no dejéis que el pesimismo le gane la batalla al optimismo!

Para ello es muy importante que encontréis el equilibrio. ¿Es decir? Si bien es importante disfrutar del tiempo con los niños, también lo es disfrutarlo sin ellos, en pareja, en algún momento de las vacaciones. El objetivo es encontrar un buen balance entre ambas opciones.

Opciones que sin ninguna duda también han de dejar espacio al aburrimiento. ¿Por qué? Porque aburrirse hace que se realcen las experiencias vividas, se creen nuevas necesidades, se agudice el ingenio para crear algo nuevo y por supuesto se reposen tanto vuestros cuerpos como vuestras mentes.

No os olvidéis de que las vacaciones son también el momento ideal para demostrar a vuestros hijos que les prestáis la atención que os solicitan y que defendéis la filosofía de pasar con ellos tiempo de calidad. Un tiempo en el que viviréis experiencias con las que aprenderéis unos de otros (y no solo los pequeños de los grandes) y con las que sentiréis emociones que os acompañarán toda la vida.

Información práctica

Además de todo lo anterior, en la planificación de vuestras vacaciones tened en cuenta que si vais de hotel no está de más elegir uno que sea Family Friendly, ya que este tipo de alojamientos suele promover las estancias en familias y contar con actividades para adultos y para niños.

Además, si decidís alojaros en un hotel, podéis pedir habitaciones Family Rooms. ¿Qué es eso? Son dormitorios amplios que suelen tener dos partes diferenciadas: una para los papás y otra para los niños. Todo ello en la misma estancia. ¡Genial para tener intimidad y a la vez poder echar un ojo a vuestros hijos!

En los hoteles y apartahoteles también podéis optar por elegir uno que tenga cuidadores o canguros para vuestros hijos. Esa ventaja os permitirá disfrutar de una cena romántica que sin duda os la merecéis. De la misma forma, es recomendable que el alojamiento que elijáis tenga un servicio de animación o algún lugar donde los niños puedan hacer actividades: pintacaras, cuentacuentos, juegos…

Y en el capítulo de la alimentación, aunque seguro que queréis que vuestros hijos sigan una dieta saludable y equilibrada también en vacaciones, permitidles de vez en cuando algún capricho.

Dicho todo esto, ya sólo nos queda desearos unas muy ¡¡felices vacaciones!!

foto gema

Gema Boiza

Madrileña de corazón, mamá de un bebé hispano-francés y periodista. Soy curiosa, amante de los viajes, de mi familia y de mis amigos. Me gusta descubrir personas, lugares y emociones, y contar a través de mi profesión todos esos descubrimientos. Desde Ser Padres espero poder contaros muchos de ellos!

CONTINÚA LEYENDO