Juguetes

Los anuncios de juguetes transmiten valores sexistas

A pesar de que los tiempos han cambiado y las mujeres cada vez están menos encasilladas en el papel de amas de casa, los juguetes siguen, en su mayoría, reflejando valores sexistas, como demuestra un estudio que ha analizado las campañas de anuncios en los últimos años.

Los anuncios de juguetes transmiten valores sexistas

Carritos de muñecas y cocinitas para ellas, coches y juegos de construcción para ellos. Actualmente es habitual que las mujeres conduzcan, y en muchos hogares las tareas de la casa se reparten entre todos los miembros de la familia, pero los anuncios de juguetes siguen asociando cada actividad a un género. Los autores del nuevo estudio, de las universidades Rey Juan Carlos (Madrid) y Católica San Antonio (Murcia), han analizado el contenido de 595 anuncios emitidos durante las campañas de Navidad de los años 2009, 2010 y 2011 en los principales canales de televisión de nuestro país.

 

Los resultados indicaron que en la mayor parte de la publicidad, los coches y personajes de acción se asocian al sexo masculino, junto a valores como la competición, el individualismo, el poder y la fuerza. Sin embargo, la figura femenina se relaciona con la belleza y la maternidad que refleja la publicidad de muñecas y accesorios. Además, mientras que a los niños se les ofrecen más juguetes que fomentan las habilidades espaciales, a las niñas se les proponen muñecas y juegos educativos.

 

Las voces en off de los anuncios también contribuyen a la segregación por géneros: “Las voces femeninas predominan en los anuncios en los que aparecen niñas, las masculinas en las que aparecen niños, y las masculinas en los casos en los que aparecen ambos géneros representados”, explica Esther Martínez, una de las autoras del trabajo.

 

Tanto el Código de Autorregulación de la Publicidad Infantil de Juguetes como el Código de Autorregulación de Contenidos Televisivos e Infancia y las Leyes Generales de Comunicación Audiovisual y Publicidad “dicen que hay que evitar las diferencias de género, que se valore más uno que otro, o que un juguete esté más vinculado con uno de ellos”, indica Martínez. En ese sentido, en los anuncios debería mostrarse tanto a niños como a niñas divirtiéndose con el juguete en cuestión, ya fuera una familia de muñecas como una maqueta de avión. De esta forma, los menores podrían escoger libremente los juguetes que más les llamasen la atención, sin la preocupación de “esto es de niñas” o viceversa.

 

Por otro lado, la investigadora argumenta que la publicidad es un reflejo de la sociedad y la cultura popular: “Por poner en un anuncio un niño con muñecas no vamos a lograr que los niños que lo vean se sientan identificados”.

 

Fuente: SINC

 

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS