Conducir seguro

Precauciones en el coche cuando hace mal tiempo

2 minutos

Si conducir en condiciones normales con niños requiere grandes dosis de prudencia, cuando lo hacemos con lluvia, nieve o viento, hay que tomar más precauciones para evitar contratiempos.

Precauciones en el coche cuando hace mal tiempo

Cuando viajamos bajo la influencia de fenómenos me­teorológicos adversos, hay que tomar serie de medidas pre­ventivas para evitar los contratiempos en el camino y mantener el máximo margen de seguridad posible.

  • Imprescindible llevar una rasqueta para los cristales y unas cade­nas, por si la nieve nos impide circular en algún tramo.
  • Es aconsejable añadir un producto anticongelante a la botella del líquido limpiaparabrisas para evitar que se congele y una solución jabonosa para mejorar la limpieza. No conviene iniciar el viaje has­ta que la calefacción haya desempañado totalmente el parabrisas y este esté completamente limpio por fuera.
  • Un truco casero para repeler el agua en el exterior de los crista­les del automóvil y evitar el vaho en el interior es pasar por ambas superficies la pulpa de una patata cortada.
  • En invierno, la batería del coche se ve sometida a un mayor es­fuerzo. Antes de partir conviene comprobar que está en buen estado y echar en el maletero unos cables de arranque.
  • Si se aparca en una zona con temperaturas bajo cero, es conve­niente dejar una marcha puesta, pues el freno de mano podría que­dar inmovilizado por el hielo.
  • Hay que asegurarse de llenar bien el depósito de combustible, ya que, en caso de quedar paralizados en la carretera y tener que esperar a que lleguen las má­quinas quitanieves, habrá que mantener el motor al ralentí y la calefacción encendida.
  • En este caso, es primordial abrir una ventanilla cada po­co tiempo para que se renue­ve el aire del interior. Hay que asegurarse de que la salida del tubo de escape está libre de nieve para evitar que el hu­mo pase al interior del coche.
  • Es importante que los pe­queños vayan vestidos de for­ma cómoda para que puedan moverse con libertad, y con tejidos naturales, que facilitan la transpiración. Un chándal de algodón es una buena opción.
  • La calefacción del automó­vil reseca el ambiente y puede irritar la piel. Conviene beber agua a menudo (y ofrecérsela a los niños) y aplicarse crema antes de salir de casa.

 

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS